Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La obsesión por estar bronceado, un trastorno similar a la anorexia

La obsesión por estar bronceado, un trastorno similar a la anorexiaREUTERS

La tanorexia o adicción al bronceado es un trastorno psiquiátrico que puede llegar a ser igual de peligroso que la anorexia o la adicción a algunas drogas. Tomar el sol estimula la secreción de endorfinas, lo que a la larga puede generar una situación de dependencia, abstinencia y tolerancia similar a la que tiene lugar en las adicciones. Además de causar problemas psicológicos, afecta a la salud, provocando envejecimiento precoz de la piel y estimulando la aparición de melanomas y cáncer por lo que este trastorno tiene que ser tratado.

La persona afectada por este trastorno considera un fracaso personal la diferente tonalidad de su piel respecto a la del resto. Esta percepción distorsionada le lleva a la búsqueda del bronceado perfecto dando de lado otras actividades cotidianas.
Según el doctor Zafra, director del Instituto Valenciano de Neuroadicciones y Patología Dual y de la Unidad de Desintoxicación del Hospital Nisa Aguas Vivas, es similar a lo que sucede en la anorexia con la necesidad de perder peso porque "nunca se llega a la plena satisfacción de la delgadez", o a la vigorexia, en la que "nunca se llega a una definición muscular adecuada"
Esta 'adicción al sol' suele afectar a mujeres entre los 15 y los 35 años, especialmente a personas con "tendencia a la baja autoestima, una escasa autoaceptación de sí mismas y una búsqueda persistente de la aprobación de personas que las rodean desde una interiorización errónea de los modelos imperantes en occidente que atribuyen al valor delgadez, la simetría corporal y el bronceado de piel unos elevados valores de éxito personal, estatus social y poder económico que no se corresponden con la cotidianidad", ha señalado Zafra.
La tanorexia requiere tratamiento psicológico y farmacológico ya que la persona afectada suele experimentar síntomas de ansiedad, depresión y trastorno obsesivo compulsivo (TOC) además de lunares, carcinomas o melanomas.  Desde la psicología, los profesionales restringen los comportamientos de exposición, mejoran la distorsión de la percepción corpórea y cuestionan la importancia del aspecto físico en la valoración personal.