Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TS anula la obligación de que los embarcaderos de urbanizaciones marítimas tengan que estar registrados antes de 1988

Los propietarios de estacionamientos náuticos en urbanizaciones marítimo terrestres no tendrán que demostrar que su propiedad es anterior a 1988 de acuerdo con la sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo que estima parcialmente un recurso interpuesto contra el Reglamento General de Costas por parte de la Asociación de Propietarios de Empuriabrava.
El Alto Tribunal anula un apartado de la disposición adicional segunda de Real Decreto de 2014 que aprueba el Reglamento General de Costas, al estimar el recurso "exclusivamente" en lo relativo al citado apartado a del punto 9 de la citada disposición, que establecía que los estacionamientos náuticos individuales o colectivos y privados, el propietario colindante deberá acreditar que cuando la Ley de Costas de 1988 entró en vigor tenían título de propiedad debidamente inscrito en el Registro de la Propiedad.
A este respecto, fuentes del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha explicado a Europa Press que en su fallo, el alto tribunal entiende que no se puede exigir que los establecimientos náuticos individuales o colectivos y privados (embarcaderos) situados en las urbanizaciones marítimo terrestres que ya existían a la entrada en vigor de la ley de Costas de 1988, cumplan con el requisito de inscripción en el registro de la Propiedad para poder entenderlos como excluidos del dominio público marítimo terrestre.
En definitiva, según estas fuentes ministeriales, anula que la inscripción deba ser anterior a la entrada en vigor de la ley de 1998. La justificación que observa el Supremo pasa porque la exigencia no estaba recogida en la Ley de 2013 y por eso estima que el reglamento "va más allá" de la Ley, por lo que anula el apartado.
Mientras, la portavoz de la campaña de Costas de Greenpeace, Pilar Marcos, admite en declaraciones a Europa Press que esta era una de las demandas de las ciudades náuticas, además de Ampuriabrava, las marinas de Santa Margarita, Rosas y Playa de Aro. "Ahora el Supremo les da la razón y anula cualquier tipo de restricción de propiedad", ha lamentado.
Marcos ha recordado que en todo caso, esta sentencia no da más garantías a la urbanización marinas de Empuriabrava de las que ya disfrutaba, puesto que esta fue uno de los municipios "amnistiados".
Sin embargo, ha mostrado su preocupación por que la sentencia pueda abrir la puerta a nuevas urbanizaciones con amarres de este tipo en otras zonas del litoral, como la puesta en marcha de la 'Veneziela', una urbanización en la Manga del Mar Menor. "Lo vemos con preocupación", ha comentado.