Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miembros de Stop Desahucios se atan en un banco de Alicante para que los atiendan

Una veintena de miembros del colectivo Stop Desahucios han accedido este miércoles a una oficina bancaria de Alicante, en la que varios de ellos se han atado con una cuerda a una columna interior y a un elemento de mobiliario, para reclamar un interlocutor "válido" a través del que negociar cerca de 30 casos de lanzamiento relacionados con la entidad, cuatro de ellos "urgentes".

La acción se ha iniciado sobre las 9.45 horas en el Portal de Elche de la ciudad, desde donde varias decenas de integrantes de la plataforma han desplegado una pancarta de color rojo con el lema 'Sin acciones no hay soluciones', y han marchado hasta una sucursal situada en el paseo de la Explanada de España, donde cerca de 20 de ellos han accedido a su interior mientras un hombre se ataba con una cuerda en la entrada.
Paralelamente, dentro de la oficina varios de sus compañeros han hecho lo propio en una columna y en un mueble de la entidad, al tiempo que otra decena de miembros del colectivo han permanecido junto a ellos gritando mensajes como "sí se puede", "no son suicidios, son asesinatos", o "este desahucio lo vamos a parar".
Finalmente, varios agentes de la Policía Nacional se han personado en el lugar, y tras desatar al varón que se encontraba en la puerta han entrado a la oficina. Así, tras aproximadamente 20 minutos, el resto de participantes en la protesta han abandonado la sucursal de manera escalonada y sin incidentes.
"Seguiremos luchando"
A su salida, el portavoz de Stop Desahucios, José María Copete, ha explicado a los periodistas que la acción ha tenido por objetivo solicitar un interlocutor "válido" a través del cual negociar cerca de 30 casos de lanzamiento gestionados por la plataforma y relacionados con la entidad, de los que cuatro los ha calificado de "urgentes". "Nos han dicho que van a trasladar nuestra petición, y si no hacen caso, ahora somos más fuertes y capaces, y seguiremos luchando", ha agregado.
Copete, que ha cifrado en cerca de 200 los afectados por desahucios en la ciudad, ha recordado que tras permanecer 75 días acampados frente a otra oficina de Alicante de esta misma entidad a finales del pasado año, acordaron una figura negociadora "que no ha funcionado". "Se han reído de nosotros, una entidad corrupta, incompetente, antisocial y antihumanitaria, que ha sido rescatada con dinero público para seguir con actividad irresponsable", ha enfatizado.
Las medidas del PP y PSOE protegen los intereses de la banca, no a los ciudadanos"
Por otra parte, otro de los integrantes del colectivo ha tomado la palabra para denunciar una "campaña de criminalización" contra las plataformas que apoyan a los afectados por desahucios. "Es una insensatez, son calumnias, intentan desprestigiarnos, decir que somos violentos no tiene sentido", ha agregado.
Además, Copete, preguntado sobre las medidas que el Gobierno está tomando en relación a la legislación contra los lanzamientos, ha subrayado que reciben "con mucho escepticismo cualquier medida que PP y PSOE" puedan tomar en este ámbito, ya que, a su juicio, "irán orientadas a proteger los intereses privados y de la banca, y no a los ciudadanos".
"La condonación de la deuda y la dación en pago son políticas de mínimos", ha incidido, y ha solicitado la creación de un régimen de alquileres sociales. "No pensamos que el Gobierno vaya a hacer nada, pero nuestras manifestaciones tienen cada vez más fuerza, recibimos mayor apoyo de la gente. Es el momento de la ciudadanía, el poder de los bancos se va a acabar", ha afirmado.
Por último, ha presentado los casos de dos mujeres cuyos lanzamientos se han fijado para los próximos 3 y 19 de abril.
Una de ellas es una ciudadana española de 32 años, sin hijos, que solicita la condonación de una deuda de unos 70.000 euros, "que va subiendo", y que actualmente se encuentra trabajando, aunque compró la vivienda con un hermano suyo que sí que está desempleado.
"Nos están ahogando, vamos a estar atados a ellos de por vida, que nos dejen vivir", ha expresado.
La segunda afectada, que se ha mostrado bajo un evidente estado de nerviosismo, es madre de tres hijas, de 10, dos y un año. Está en paro y con su marido trabajando, y adeuda un importe aproximado de 18.000 euros.
Ha explicado que Stop Desahucios consiguió paralizar un primer desalojo tras "hablar con un juez", si bien se ha fijado una nueva fecha para el próximo 19 de abril.