Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'sí quiero' de la Duquesa de Alba y Alfonso Díez

La Duquesa de Alba y Alfonso Díez, marido y mujercuatro.com

Gazpacho, arroz con bogavante y solomillo será el menú de la boda

Por fin se ha celebrado la boda del año. La Duquesa de Alba y Alfonso Díez se han dado el 'sí quiero' en el Palacio de Dueñas, ante un grupo muy reducido de invitados por deseo expreso de los novios. Con un vestido diseñado por sus amigos Victorio y Lucchino, la Duquesa se ha casado por tercera vez con la pena de no tener a su lado a su hija pequeña Eugenia, aquejada de una varicela aguda. Su hijo Jacobo y su mujer tampoco asisten porque tenían programado un viaje.
La aristócrata y el funcionario se han dado el sí quiero en una ceremonia íntima, a la que han acudido alrededor de 30 invitados en el sevillano Palacio de Dueñas.
Pero la felicidad de la Duquesa no es completa porque al enlace no ha podido asistir su hija pequeña, Eugenia. El gabinete de prensa de la Casa de Alba ha comunicado que la hija de la aristócrata está aquejada de varicela que además se ha complicado por culpa de una fiebre muy alta.
Tampoco han asistido su hijo Jacobo y su mujer, Inka Martí, porque tenían programado un viaje. No obstante, hay que recordar las diferencias entre la duquesa y su nuera.
Al terminar la ceremonia, los nuevos esposos han salido a las puertas de su palacio a saludar a las personas allí congregadas. La Duquesa no ha dudado en bailar unas sevillanas y ha tirado el ramo.
Para su tercera boda, Doña Cayetana ha elegido un diseño de Victorio y Lucchino, color rosa palo y adornado en la cintura con un discreto lazo verde a juego con su ramo de novia.
El menú y la fiesta
Tras la ceremonia los invitados disfrutan de un cóctel, posiblemente en los jardines del Palacio y posteriormente, una vez entrados en los salones, todos comenzarán con un gazpacho, rindiendo homenaje a su tierra, para seguir con ajoblanco y arroz con bogavante.
Tras la exquisitez llegará el toque internacional gracias a un solomillo Wellington o también conocido como solomillo envuelto en hojaldre. De postre arroz con leche y tocino de cielo. Para finalizar este especial menú los novios partirán la tarta nupcial.