Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El coche de Morate no llevaba las matrículas puestas cuando llegó a Rumanía

Morate, cara a cara con su amigo rumanoEFE

El coche Seat Ibiza verde que usó el presunto asesino de Cuenca, Sergio Morate, para desplazarse a Rumanía no llevaba las matrículas puestas cuando llegó a ese país, según han informado fuentes de la investigación. Estas mismas fuentes han añadido que este hecho no impidió que las autoridades de ese país identificaran el vehículo a partir de la información facilitada por la Policía Nacional.

Los investigadores de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) van poco a poco juntando todas las piezas del caso para esclarecer lo que el pasado martes el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, definió como "lagunas". Una de ellas es saber el itinerario exacto que realizó Morate desde que cometiera presuntamente el doble crimen de su ex novia Marina Okarynska y su amiga Laura del Hoyo.
Una de las certezas con las que cuenta la Policía es que el joven abandonó España por el paso fronterizo de Portbou (Gerona). En las imágenes que se difundieron del vehículo se podía ver la matrícula 1062 CPF, pero a su llegada a Rumanía las placas ya no estaban.
LAS SOSPECHAS DE LA POLICÍA
Morate podría haberlas quitado voluntariamente para dificultar su identificación, un dato que reforzaría la convicción que ya tiene la Policía de que su viaje a Rumanía era en realidad una huída y que su intención era esconderse con la ayuda de su amigo Istvan Horvath.
Horvath, a quien Morate conoció en prisión, declaró a un medio rumano que el presunto asesino acudió a visitarle sin avisar. Aseguraba que esto no le causó sorpresa "porque él habitualmente hace esas cosas, es una persona con dinero". "Una vez llamó y dijo que estaba en Rusia, en serio sí, me dijo que buscaba un amigo en Ucrania", afirmó.
Horvath, detenido la semana pasada junto a Morate en Lugoj (Timisoara), se encuentra en libertad provisional acusado de un presunto delito de encubrimiento. Alega que no sabía nada y que cuando su amigo le contó lo que había hecho con su ex novia, no le creyó. Las autoridades rumanas no dan crédito a su versión y el fiscal encargado del caso ya ha solicitado analizar su teléfono móvil para conocer las conversaciones que mantuvo con Morate. Además se ha solicitado que se someta a la prueba del polígrafo.
SÓLO O ACOMPAÑADO
Otra de las incógnitas del caso es si Morate actuó sólo o en compañía de alguien. La principal tesis policial es que lo hizo en solitario y de forma premeditada, al menos en lo que afecta a su ex novia. Con lo que no contaba Morate es que su expareja acudiese a recoger sus cosas a su casa en compañía de una amiga, según creen los investigadores.
En un primer momento, se apuntó a la posible colaboración de un excompañero de prisión de nacionalidad colombiana que justo el fin de semana en el que las jóvenes estaban desaparecidas disfrutó de un permiso penitenciario de salida. Esta pista se derrumbó rápidamente cuando los investigadores de la Policía acreditaron que había estado en Alicante.
Finalmente los cuerpos sin vida de las dos chicas fueron hallados en una orilla de río Huécar (Cuenca) cubiertas con cal viva. La Policía tiene constancia de que Morate acudió personalmente a comprar la cal días antes del doble crimen.
INVESTIGACIÓN CONTRARRELOJ
La investigación se aceleró tras la localización de los cuerpos sin vida de las dos jóvenes. Los expertos en homicidios de la UDEV hicieron una reconstrucción a contrarreloj de toda la vida de Sergio Morate, su pasado, su entorno, sus aficiones... Esa es la razón por la que en el momento que detectaron su coche abandonando España por el paso de Portbou, activaron la posibilidad de que tuviese Rumanía como objetivo. Para entonces, la Policía ya sabía de su amistad con Horvath fraguada en prisión.
Otra opción era Sudamérica ya que Morate había manifestado a su entorno su interés por los países de esa región que no tuviesen acuerdo de extradición con España. No obstante, el joven no llevaba su pasaporte encima por lo que difícilmente podría haber emprendido esa vía.
Aunque las autoridades españolas han manifestado su deseo de que Morate sea extraditado a la mayor brevedad, el pasado martes el ministro Fernández Díaz admitió que ese trámite depende de la Justicia rumana y de los previsibles recursos contra la entrega que presentará la abogada del presunto asesino. Morate se declara inocente y no quiere volver a España donde su familia ha renegado de él.
AGENTES DE LA UDEV EN RUMANÍA
Previsiblemente el proceso de la extradición se dilate en el tiempo y por ello expertos investigadores de la UDEV se han desplazado a Rumanía para colaborar con las autoridades locales en lo que sea necesario. Fuentes policiales consultadas hacen hincapié en aclarar que los agentes españoles desplegados sobre el terreno no van a interferir en los trabajos de la policía rumana ni van a asumir tareas operativas.
Tampoco analizarán el vehículo, una función que corresponde a los expertos de la Policía científica. Los resultados de huellas o rastros de ADN que se puedan encontrar en el coche podrían ser claves también para saber si Morate viajó sólo o acompañado.