Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sergei Stroitelev, premio fotografía humanitaria Luis Valtueña: "Hay que crear un lenguaje visual para cada historia"

El fotógrafo ruso Sergei Stroitelev recogerá este martes 24 de enero en Madrid el 'Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña', organizado anualmente por Médicos del Mundo, por su serie 'La casa de la luz'. "Hay que crear un lenguaje visual diferente para cada historia", ha asegurado en una entrevista con Europa Press horas antes de recibir este reconocimiento.
El trabajo de Sroitelev recorre, a través de diez instantáneas, el trato que reciben los pacientes terminales ingresados en un hospital infantil de San Petersburgo y el jurado ha destacado su "exquisito" manejo de la luz y la "sensibilidad" con la que están tomadas las fotografías.
Para el fotógrafo, tomar estas imágenes fue una experiencia "muy difícil" porque cuando terminó el trabajo "los niños empezaron a morir", y el hospital le llamó "varias veces" para pedirle fotografías para sus padres. Las familias, según ha relatado, necesitaban hablar de lo que estaban pasando. Por ello, además de fotografiar, invirtió "mucho tiempo" en conversar con ellos.
Pese a la dificultad de su obra, insiste en que hay que encontrar para cada trabajo un estilo que aporte algo "diferente" y "creativo". Por ejemplo, él hizo las fotografías "más brillantes" para darle a la luz "el papel clave" que tiene esta muestra.
Su imagen favorita es la de una chica, con una epilepsia en un estado muy avanzado, recibiendo hidroterapia, que, para Stroitelev, es una "representación simbólica" de cómo el personal del hospital trataba de "alejar del miedo a los niños".
El primer finalista de estos galardones ha sido el español César Pastor, por un trabajo basado en la vida diaria de Nacho, un niño afectado por la enfermedad de Hurler. Pastor ha manifestado su satisfacción por poder ver la serie fotográfica en la exposición, ya que su objetivo es que este tipo de enfermedades se visualicen.
En declaraciones a Europa Press, recuerda que estas enfermedades son "muy devastadoras", al tiempo que subraya que ha aprendido de Nacho y su familia que "siempre hay que buscar el lado positivo de las cosas" y "salir adelante".
Para el español, la fotografía puede enseñar realidades que están "ocultas" y que si la gente no ve no sabe que existen. Por ello, la fotografía humanitaria muestra al espectador cosas que "están ocurriendo y que de otra manera no podrían verlo".
El argentino Pablo Piovano ha resultado segundo finalista de la XX edición de los premios, con un trabajo sobre los efectos de los agrotóxicos en la salud de las personas. La exposición de los galardonados con estos premios, que se celebran en recuerdo de cuatro cooperantes de Médicos del Mundo asesinados en Bosnia y Ruanda, estará abierta al público hasta el día 5 del próximo mes de marzo en el CentroCentro Cibeles de Madrid.
El vicepresidente de Médicos del Mundo, Felipe Noya, ha destacado el uso del blanco y negro en esta edición, la vuelta a las historias "más personales" y la presencia de los niños. A nivel personal, de los temas tratados en las muestras, el caso del síndrome de Hurler es el que le resulta "más cercano", porque, al ser traumatólogo, ha tratado alguna de las dolencias que provoca esta enfermedad.
Noya ha destacado que estas fotografías "animan" a la ONG a continuar y a tomar conciencia de que "el derecho a la salud debe ser universal", ya que todavía hay historias en las que la carencia de salud es un factor determinante en la vida de las personas.
Sobre la situación sanitaria actual de los inmigrantes en situación irregular en España, el vicepresidente de la organización ha asegurado que es una "vulneración absoluta de los derechos humanos", ya que carecen de las "medidas normales" y que muchos de ellos acuden a urgencias "bajo amenaza de que van a ser cobrados", algo que, en su opinión, es una "situación de absoluta exclusión".
Por ello, Noya ha añadido que, "independientemente de los parches que en algunas comunidades autónomas se pusieron", esta situación sanitaria es "absolutamente injusta", y ha asegurado que desde Médicos del Mundo seguirán reclamando "la salud universal para todos.