Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agentes del Seprona vigilan los montes para evitar indencios

Desde este mirador divisan los valles del interior de Valencia. A primera hora, los agricultores queman restos de poda y rastrojos.

Uno a uno, los agentes del Seprona recorren todos los cultivos en busca de infracciones.Rápidamente localizan el origen del fuego. Es una quema de broza en un campo de naranjos.A 30 grados y con viento, este gesto podría derivar en un incendio forestal.

Además de la huerta, en verano la vigilancia se extrema en las zonas recreativas y rurales. Un coche mal estacionado en el monte hace saltar las alarmas.

El verano pasado se registraron 200 incendios forestales en la Comunidad Valenciana. El 24% fueron causados por negligencias, como éste en el Montgó que arrasó más de 400 hectáreas.