Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad iniciará en enero los trabajos para el reglamento de la Ley de Lengua de Signos, pendiente desde 2007

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha anunciado este martes en el Senado que el próximo 10 de enero se producirá la primera reunión del grupo de trabajo que habrá de desarrollar la Ley de Lenguas de Signos confeccionando un reglamento que lleva pendiente diez años y que no ha llegado aún por su "complejidad".
"Es cierto que no se ha hecho y que vamos tarde, pero he convocado el 10 de enero al grupo de trabajo", ha afirmado la ministra en respuesta a la senadora de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea Pilar Lima, quien le ha afeado que una década después de la aprobación de la ley no tenga el desarrollo imprescindible para que las personas sordas vean materializados sus derechos.
Para la senadora, siendo "una ley que tiene casi 10 años" es como si hubiera "estado en funciones" porque "un reglamento no puede tardar diez años, que es tiempo suficiente para haberse implementado". "Ese reglamento es lo que va a hacer que accedamos a nuestro derecho de manera efectiva, porque la ley también tiene un carácter transversal, no sólo insta a implementar planes en los ministerios, sino a impulsar políticas inclusivas", ha explicado.
La ministra, que ha invitado a Lima a unirse a ese grupo de trabajo, ha justificado la demora en términos de complejidad. Según ha dicho, "el desarrollo de esa ley no es sencillo porque afecta a muchos ámbitos como el educativo, el cultural y el sanitario entre otros" así como a "colectivos muy diversos" para los que "no existe un patrón que combine todas las necesidades".
"Esta falta de patrón provoca una mayor complejidad del reglamento pero no es una excusa para que podamos desarrollar un reglamento útil para todos con los colectivos implicados", ha añadido Montserrat, quien ha especificado que el grupo de trabajo se forma en colaboración con la Confederación Española de Personas Sordas.