Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad prolonga hasta el 20 de diciembre la campaña de vacunación antigripal

La vacuna contra la gripe reduce un 70% el absentismo laboralInformativos Telecinco

La Consejería de Sanidad y Servicios Sociales ha decidido prolongar la duración de la campaña de vacunación antigripal hasta el 20 de diciembre con el fin de dar más facilidades a quienes aún no se hayan vacunado y así aumentar la cobertura de vacunación. Durante las seis primeras semanas de campaña, el Servicio Cántabro de Salud ha vacunado contra la gripe a 83.741 personas, cifra que se mantiene muy similar a la registrada durante los años anteriores en el mismo período.

Por áreas, el mayor número de dosis se han dispensado en Santander (42.626), seguida por Torrelavega-Reinosa (26.977) y Laredo (14.138), según informa el Gobierno en nota de prensa.
Por semanas, la mayor afluencia de vacunas se ha registrado durante la primera semana de campaña de vacunación (entre el 14 y 20 de octubre), con 27.447 vacunas. La vacunación ha ido experimentando un gradual descenso pasando de 19.131 vacunas en la segunda semana (21-27 de octubre) a 4.227 la sexta semana (18-24 de noviembre).
Hasta el momento, la actividad gripal registrada por la Dirección General de Salud Pública es inexistente, siendo tradicionalmente las últimas semanas de diciembre cuando comienzan a producirse la aparición de casos.
Desde la Consejería de Sanidad, se recuerda a todos los ciudadanos que tengan 60 o más años, así como a los que estén incluidos en algún grupo de riesgo y que aún no se hayan vacunado, que pueden pedir cita en su centro de salud o consultorio habitual hasta el día 20 de diciembre para vacunarse contra la gripe.
Este año, el Gobierno regional ha adquirido 115.500 dosis de vacuna antigripal (110.000 de vacuna inactiva y 5.500 dosis de adyuvada dirigida a ingresados en residencias y centros sociosanitarios).
Por primera vez, este año se ha utilizado en Cantabria una nueva vacuna antigripal especial para alérgicos al huevo, que tenían problemas en utilizar las vacunas convencionales por poder producirles reacciones anafilácticas graves.
Al igual que en 2012, Cantabria ha participado en la compra centralizada promovida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, junto a otras doce comunidades autónomas, las ciudades de Ceuta y Melilla y otras instituciones del Estado. El Gobierno regional destaca que, mediante este procedimiento de compra conjunta, Cantabria ha ahorrado en dos años 196.280 euros, 28.286 euros este año y 167.994 en 2012.
Grupos de riesgo
La campaña de vacunación antigripal va dirigida a las personas incluidas en los grupos de población recomendados: los que tengan una edad de 60 años en adelante y los pertenecientes a grupos de especial riesgo, como son los niños mayores de seis meses y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares o pulmonares, o que afecten a la musculatura respiratoria, con insuficiencia renal o hepática crónica, diabetes y otras enfermedades metabólicas, anemia severa crónica, VIH e inmunodeficiencias, enfermedades oncohematológicas y personas que padecen obesidad mórbida u otras patologías que entrañen un mayor riesgo si se contrae la gripe.
Se ha hecho especial énfasis también en los residentes en instituciones cerradas, de cualquier edad a partir de los seis meses, que padezcan procesos crónicos. Además, se ha recomendado la vacuna a las embarazadas en cualquier trimestre de gestación, a los niños y adolescentes entre 6 meses y 18 años en tratamiento crónico con aspirina, los nacidos prematuros y los niños sometidos a implante coclear o a la espera del mismo.
Se recuerda que también es muy importante la vacunación antigripal en personas que pueden transmitir la enfermedad a aquellas que tengan un alto riesgo de presentar complicaciones, como los trabajadores de los centros sanitarios, instituciones geriátricas o centros de atención a crónicos, cuidadores domiciliarios o personas que conviven con enfermos en situación vulnerable.
Además, se han considerado grupos de riesgo epidemiológico el personal de cuarteles, prisiones, internados, los que trabajen en servicios públicos esenciales (fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, bomberos, servicios de protección civil, etc.) y algunos viajeros internacionales.