Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad responde a las CCAA que tratar la hepatitis C es más barato y rechaza una financiación específica

En febrero había unos 60.000 pacientes diagnosticados pendientes de tratamiento, y tratarlos costará entre 8.000 y 10.000 euros por paciente
La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha asegurado que en los dos últimos años el tratamiento de la hepatitis C es diez veces más barato que hace dos años cuando se aprobó el Plan Nacional contra esta enfermedad, por lo que no ve necesario crear una financiación específica para ampliar el plan como han pedido algunas comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS).
"No podemos crear para cada tratamiento una financiación específica", ha señalado al término de una reunión de más de 9 horas en la que se ha acordado prorrogar el plan hasta 2020 para tratar también a los pacientes con fibrosis más leves (F0 y F1) con los nuevos fármacos de última generación.
Desde 2015, cuando se aprobó dicha estrategia, se han tratado en España a más de 76.000 pacientos con estos fármacos, que logran eliminar el virus en más del 90 por ciento de los casos, y hasta febrero de este año había más de 60.000 pacientes diagnosticados pendientes de tratamiento.
Sanidad calcula que este año las comunidades destinarán a estos tratamientos unos 200 millones de euros, dado que el coste de tratar a cada paciente ha bajado hasta una media de 8.000-10.000 euros, lo mismo que costaba hace diez años "aunque la eficacia de estos fármacos es mayor", ha señalado Montserrat. Entre 2015 y 2016 el coste de tratar la hepatitis C ascendió a 1.600 millones de euros.
"Somos el país de Europa que más pacientes ha tratado hasta ahora", según la ministra, que ha insistido en que tras el abaratamiento de los precios estos fármacos deben considerarse "como un medicamento más" de los que actualmente financia el SNS ya que hay otras enfermedades cuyo tratamiento es incluso más caro "y no tienen la atención que se reclama a los de la hepatitis C".
Por ello, ha insistido en que lo importante es abordar el problema de financiación de la sanidad e incluso se ha comprometido a convocar un Consejo Interterritorial monográfico sobre el tema cuando los consejeros autonómicos de Hacienda concluyan sus trabajos al respecto, iniciados tras los acuerdos iniciados en la Conferencia de Presidentes Autonómicos celebrada en enero.
Además, la ampliación del plan tambien incluye la aprobación de dos nuevos medicamentos contra el virus, según ha avanzado la ministra, que en cambio ha reconocido que de momento "no incluye el cribado" ya que todavía se está estudiando cómo se lleva a cabo y hasta final de año no tomarán una decisión al respecto.
SANIDAD CELEBRA EL CONSENSO "POR ENCIMA DE IDEOLOGÍAS"
La ministra ha agradecido a todas las comunidades la "voluntad de escuchar, dialogar y acordar" durante la reunión a pesar del extenso orden del día, y ha celebrado que "por encima de ideologías" todos han trabajado "por mejorar el SNS en beneficio de todos los pacientes".
De hecho, de los 30 puntos del orden del día todos se han aprobado con consenso salvo uno, el relacionado con la aprobación de un nuevo reglamento interno del propio CISNS, que se ha aplazado para llegar a un acuerdo tras las críticas de algunas comunidades que entendían que el Ministerio buscaba "invadir" sus competencias con una especie de "voto de calidad".
De igual modo, ha resaltado las discrepancias entre comunidades autónomas a la hora de resolver el problema generado por la llamada 'prescripción' enfermera, ya que unas están a favor de modificar el Real Decreto actual para corregir su artículo 3.2 y otras prefieren derogar la norma y elaborar un texto nuevo. En cualquier caso, según Montserrat, lo importante es que "todas las comunidades han expresado sus voluntades para avanzar en un marco de diálogo y no dejarlo sine die".