Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dolor muscular: ¿Calor o frío?

Dolor muscular: ¿Calor o frío?GTRES

Tras un gran esfuerzo físico, lo más común entre deportistas es recuperar los tejidos musculares con la aplicación de calor o frío. Ahí surge la duda, no todos saben que deben usar para cada momento.

Dependiendo del alcance de la lesión o si son molestias frecuentes, se deberá aplicar una cosa u otra. Una reciente investigación desarrollada por la Clínica de Mayo, de Estados Unidos, recomienda optar por la terapia fría primero y luego por un tratamiento con calor.
Aquí las recomendaciones de cuando utilizar el tratamiento de frío y el de calor:
Terapia fría
Un grupo de expertos de medicina deportiva explican en un artículo publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, que la terapia fría puede ser crucial para las lesiones en las primeras 48 a 72 horas.
Cuando se produce una nueva lesión, se produce una hinchazón, por lo que la aplicación de frío reduce el flujo sanguíneo y, por lo tanto, evita que se produzca una mayor inflamación.
Según el doctor Cayce Onks, del Centro Médico Penn State Hershey, el hielo debe aplicarse durante 20 minutos cada hora para así evitar quemaduras en la piel. El hielo puede reducir el dolor considerablemente.
Tratamiento de calor
"El calor transporta sangre a la zona afectada, la cual suministra los nutrientes que el tejido necesita para sanar", dijo el doctor Onks. "También puede incrementar la flexibilidad de los tendones y los músculos".
Las molestias pueden reducirse con la aplicación de calor ya que acelera el flujo sanguíneo y proporciona nutrientes y oxígeno a los músculos, lo que reduce la presión en las articulaciones.
El tratamiento de calor es uno de los más efectivos para problemas crónicos como la artritis.