Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El SEPRONA detiene 59 personas por tráfico de especies en la operación 'Thunderbird' de INTERPOL en 42 países

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha detenido en España a 59 personas por delito de tráfico de especies en una operación coordinada por INTERPOL en 42 países en el Día Mundial de la Vida Silvestre.
En el marco de la operación 'Thunderbird' para luchar contra delitos contra la flora, fauna y los recursos forestales han participado 42 países de todo el mundo. En España se ha rescatado especies, algunas de gran valor ecológico, entre las que figuran felinos, primates, aves exóticas y rapaces, cocodrilos, tortugas, serpientes y otros reptiles
Así, la Guardia Civil señala que entre las incautaciones "más destacadas" se encuentra la intervención de más de 421 piezas de marfil, dos cocodrilos y un león naturalizados, pieles de guepardo y cebra. En total, la Guardia civil ha detenido o investiga a 59 personas por tráfico de especies y se han detectado 48 delitos relativos a la protección dde la flora y la fauna.
En España se han realizado 5.897 inspecciones realizadas en envíos de paquetería, equipajes, comercio ilegal a través de internet, contenedores de mercancías, establecimientos de venta de animales, anticuarios, cotos de caza o espacios naturales.
Además, se han formulado 683 denuncias por diferentes infracciones, 99 de ellas por incumplimientos del Convenio CITES y de otras normas sobre protección de especies.
Entre las aprehensiones realizadas destaca la intervención de felinos (lince caracal y gatos servales), 35 primates (monos tití, monos de cara azul, talapoin), 48 aves rapaces (buitres, halcones, águilas), más de 200 aves exóticas (tucanes, kakarikis, loros, faisanes), reptiles (tortugas marinas y terrestres, cocodrilos, camaleones, serpientes), especies marinas como tiburones, atunes rojos, caballitos de mar y alevines de anguila.
Igualmente se han intervenido partes o derivados de distintas especies entre las que destacan 421 tallas de marfil de elefante africano, asiático y de morsa; un león y dos cocodrilos naturalizados, más de 2 kilogramos de caviar de esturión, mandíbulas y dientes de tiburón, 71 corales, dos pangolines y muebles e instrumentos musicales fabricados con ébano y Dalbergia nigra.
El tráfico de especies, según estimaciones de INTERPOL, es el delito contra el medio ambiente que más crecimiento está experimentando a nivel mundial, principalmente motivado por el amplio beneficio económico que obtienen las redes criminales especializadas que operan en este ámbito.
Se trata, según Naciones Unidas e Interpol del cuarto negocio ilegal más lucrativo a nivel mundial después del tráfico de drogas, la falsificación de productos y el tráfico de personas y se estima que tiene una cifra de negocio de entre 91.000 a 258.000 millones de dólares anuales, al tiempo que experimenta un crecimiento del 5 al 7 por ciento anual.
Del mismo modo, recuerda que España, por su ubicación geográfica y vínculso comerciales y culturales es lugar de tránsito o destino de numerosos tráficos ilegales de especies de flora y fauna desde África y América Central y del Sur con destino al mercado interior, al resto de Europa y al continente asiático.
Pero el problema afecta también al propio patrimonio natural español, que está afectado por el expolio de individuos y huevos de aves rapaces para exportación, la captura de miles de tortugas, camaleones y aves o la pesca de toneladas de alevines de anguila de origen nacional, que se exportan de manera ilegal hacia China.
En la operación han participado efectivos del SEPRONA apoyados por unidades del Servicio Fiscal y de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil.
Los detenidos e investigados en esta operación se enfrentan a penas de prisión de 6 meses a 5 años y a multas de hasta el 350% del valor comercial de la especie.