Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ruth asegura que la conviviencia con Bretón era "horrible", que era "totalmente infeliz"

   Ruth Ortiz, la madre de Ruth y José, supuestamente asesinados por su padre, José Bretón, quien se enfrenta a 40 años de prisión, ha comenzado a declarar ante el magistrado y el Tribunal del Jurado sobre las 10,10 horas y con una mampara que la impide ver a su exmarido, tras solicitarlo la acusación particular. En su declaración Ruth ha asegurado que la situación de convivencia con José Bretón era "horrible" y que "no era cariñoso" ni con ella, ni con los niños, "ni con nadie".

Frente al lunes y martes, días en los que Bretón permaneció en la sala sin las esposas después de que el que juez accediera a la petición de la defensa, en esta sesión el acusado se encuentra esposado y con la custodia de los dos agentes de la Policía Nacional, dado que comparecen testigos "sensibles" y "por seguridad", según sostiene el togado.
   Momentos antes de entrar en la Audiencia Provincial, Ruth Ortiz, la madre de Ruth y José, acompañada por su hermano Estanislao, ha manifestado que "es difícil de describir" el estado en el que se encuentra para esta jornada y da las "gracias a todos los que habéis contribuido a que la desaparición de mis hijos no cayera en el olvido".
   Además, Ruth ha pedido "respeto", porque "son momentos muy duros" y ha asegurado  que en la familia materna estaban "deseando que llegara el juicio", al tiempo que ha precisado que su familia y ella no harán declaraciones a los periodistas durante el juicio y se remite a los testimonios que se realicen en la sala.
   Ya dentro de la sala Ruth ha asegurado que ella asumió "muchos de sus comportamientos y conductas como normales, cosa que no eran y los englobaba dentro de su forma de ser". Además, ha justificado la separación con él, en que la relación estaba "fatal, lo que llevaba no se puede calificar de vida, era totalmente infeliz".
   En respuestas a la fiscal María de los Ángeles Rojas, la madre de los pequeños ha comentado que no discutía con él porque ella "no daba pie a ello" y cuando "intentaba hacerle ver algo distinto de la manera que era" a como él pensaba era "misión imposible", de modo que intentaba "que no se enfadara". Además, ha relatado un incidente con su hijo en el que le pegó porque no comía y otro día en el que Bretón "salió cabreado del ginecólogo" porque iban a tener un niño y no otra niña.