Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las defensas de Porto y Basterra recurrirán el veredicto del caso Asunta

El jurado no dudó: por unanimidad consideran probado que Alfonso Basterra y Rosario Porto drogaron y mataron a su hija dentro de un plan premeditado. Se basan , en primer lugar , en los restos de lorazepam hallados en el cuerpo de la niña y el testimonio de las profesoras que aseguraron que iba mareada a clase. Los acusados declararon que sólo le dieron antihistamínicos. Sin embargo para el jurado, la autopsia ha demostrado que le fue suministrado Orfidal y no medicamentos para la alergia. También entienden que el testimonio de un agente de la Guardia Civil, que vio cómo Rosario Porto se apresuraba por coger la papelera que contenía los restos de cuerda el día del primer registro, revela que la culpabilidad de la madre de Asunta . No se probó que esas cuerdas fueran las mismas a las que fueron halladas junto al cuerpo de la niña, pero sí que eran similares. Indicios que para el abogado de Rosario no son suficientes para argumentar su culpabilidad. Lo cierto es que no hay mensajes o correos electrónicos que demuestren que hubo una colaboración conjunta de Basterra y Porto para premeditar la muerte de la niña. Por otro lado, si nos detenemos en los indicios para averiguar quién ejecutó a Asunta, los forenses sí confirman que la niña murió asfixiada, pero no pudieron demostrar que fueran Porto y Basterra quienes lo hicieran. En cuanto al traslado de la niña a Teo, la madre ha sido identificada en las imágenes captadas por las cámaras de la calles, pero el jurado introduce aquí a Alfonso Basterra basándose en que podría estar en la parte de detrás del coche o escondido, ya que la imagen no es nítida. Una conclusión cuestionable ya que el jurado contradice el principio jurídico de que en caso de duda se debe favorecer al acusado. La defensa recurrirá la sentencia al Tribunal Superior de Justicia de Galicia en cuanto se de a conocer.