Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Homenaje a las once víctimas del incendio de Guadalajara en su décimo aniversario

Hace diez años, la chispa de una barbacoa en la  localidad Riba de Saelices, en la provincia de Guadalajara, provocó uno de los peores incendios de las últimas décadas de España. Once personas, nueve bomberos forestales y dos agentes medioambientales, perdieron la vida tratando de extinguirlo y 13.000 hectáreas quedaron calcinadas como consecuencia del fuego. Hoy, en su memoria y recuerdo, han tenido lugar dos actos en la Rotonda dedicada al Retén de Cogolludo.

A las diez y media de la mañana, un familiar de los fallecidos ha dado comienzo al acto que realizaba la Diputación y el Ayuntamiento de Guadalajara ante el monumento que rinde homenaje a las víctimas con la lectura de dos poesías. Posteriormente, el alcalde, Antonio Román, ha leído un comunicado en el que ha señalado la unión de todos los grupos políticos y la creación de la Unidad Militar de Emergencia (UME), tras el trágico suceso.
Posteriormente, la Asociación Forestal de Agentes Forestales y Medio Ambiente (AEAFMA) y la Asociación Nacional de Bomberos Forestales (ANFB) han querido rendir un homenaje a "los compañeros que perdieron la vida, con la esperanza de que una situación como esta no vuelva a ocurrir".
También el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Vaquero, ha tenido un "sentido recuerdo" antes de iniciar la sesión plenaria prevista para los trabajadores fallecidos "que dieron su vida" por salvar el patrimonio medioambiental de la Comunidad Autónoma, y a sus familias. Por su parte, el presidente del Parlamento ha querido mostrar su apoyo "a todos los profesionales inmersos en la dura tarea de evitar y apagar incendios forestales".
El incendio de Guadalajara años después
Los actos son consecuencia de una barbacoa prendida por un grupo de excursionistas que terminó en una tragedia y que años después de un proceso judicial largo concluyó con la condena de M.H., el excursionista que inició el fuego, a dos años de cárcel y el pago de una indemnización de 10.640.000 euros, y con la absolución de los otros dos procesados que le ayudaron a encender este fuego, en un día de fuertes rachas de viento e intenso calor.