Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey visita Algeciras

El rey don Juan Carlos visita Algecirascuatro.com

En apoyo de la Guardia Civil y de los pescadores enfrentados con Gibraltar

Los pescadores pidieron una audiencia con el monarca tras sus problemas con las autoridades del Peñón

El Rey ha llegado a Algeciras en una visita simbólica en apoyo de la labor que la Guardia Civil realiza en las aguas del Estrecho y a la de los pescadores gaditanos enfrentados con el Gobierno de Gibraltar, que desde marzo pasado pone impedimentos a que faenen en las aguas que rodean el Peñón. El monarca ha subido al buque 'Río Segura' atracado en el muelle de Algecira, antes de reunirse con los marineros.
El Rey don Juan Carlos no acudía desde junio del año 2000 a Algeciras. El helicóptero del monarca ha aterrizado puntual en el muelle del puerto algecireño, donde le aguardaba en formación la Unidad de Honores de la Guardia Civil. Una treintena de ciudadanos se encontraba en el lugar con una bandera española esperando su llegada.
Tal y como estaba previsto, don Juan Carlos ha embarcado en el buque oceánico 'Río Segura', donde al final de su visita --durante la cual la embarcación estará amarrada a puerto-- descubrirá una placa.
La presencia del monarca en Algeciras para apoyar la labor de vigilancia marítima que la Guardia Civil realiza en las aguas del Estrecho, y que van desde la lucha contra la inmigración ilegal y el narcotráfico hasta más recientemente la protección de los pesqueros que faenan en las aguas que rodean al Peñón, suscitó la petición de los pescadores gaditanos para que Rey les recibiera en audiencia.
Atendiendo a esa petición, Zarzuela incluyó a última hora en la agenda del monarca en Algeciras una audiencia en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil con media docena de representantes de las cofradías de armadores y pescadores de La Línea de la Concepción y Algeciras, entre los que se encuentran el presidente y el secretario general de la Federación Andaluza de Asociación de Pescadores y Armadores.
En este encuentro con los representantes de los pescadores, el monarca estará acompañado por el secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, que ya estaba previsto que mantuviera un encuentro a título individual con los responsables de las cofradías de armadores y pescadores gaditanas.
El propio Gobierno, por boca de su ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, erigido en portavoz de la política hacia Gibraltar, considera "un acierto" la visita del Rey a la Unidad de Vigilancia Marítima de la Guardia Civil en Algeciras en este preciso momento, cuando los pescadores de la zona aún negocian con el Gobierno del Peñón una salida al enfrentamiento que mantienen desde marzo.
Se avisó a Londres
El ministro informó a su colega británico, Willian Hague, del viaje del Rey a Algeciras en la visita que hizo a Londres a finales de mayo. En ese encuentro, también le previno de la intención del Gobierno español de denunciar ante la UE el nuevo régimen fiscal de Gibraltar.
Hague por su parte había avisado a Margallo de unas próximas maniobras militares que la Fuerza Aérea y la Armada británica se disponen a realizar en la base que el Reino Unido tiene en el Peñón, días después de la visita de los condes de Wessex a La Roca.
El conflicto entre los pescadores con las autoridades de Gibraltar se remonta a marzo pasado, cuando el Ejecutivo de Fabian Picardo rompió unilateralmente el acuerdo que existía con los pescadores gaditanos desde 1999 y que les permitía faenar sin restricciones dentro de las tres millas que el Reino Unido y Gibraltar reclaman como aguas de su jurisdicción, siempre y cuando no se acercaran a menos de 225 metros de la costa.
Bajo el argumento de que quiere preservar la fauna marina, las autoridades gibraltareñas buscar imponer a los pescadores el cumplimiento de una ley medioambiental de 1991 o una nueva con restricciones sobre las artes de pesca.
Los pescadores, apoyados por el Gobierno, se resisten a someterse a una legislación gibraltareña que tenga como ámbito de actuación unas aguas que España no reconoce ni a Reino Unido ni a Gibraltar pues no se cedieron por el Tratado de Utrecht de 1713.
Aunque España se ha quejado ante Reino Unido por la actitud de Gibraltar para con los pescadores españoles, que sufren el hostigamiento de la Policía de Gibraltar, apoyada en ocasiones por la Royan Navy, Londres mira para otro lado.
Es más, Reino Unido, al igual que Gibraltar, califica de "incursiones" la entrada de la Guardia Civil dentro de las tres millas que reclama como aguas territoriales. Recientemente el secretario de Estado de Defensa británico, Nick Harvey, advirtió de que la Royal Navy "continuará deteniendo y desafiando todas las incursiones marítimas que amenacen la integridad de las aguas territoriales británicas de Gibraltar".