Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Reina sobre la Fundación Microfinanzas BBVA: "Una mujer que recibe ayuda para su proyecto es invencible y resistente"

Celebración del décimo aniversario de la Fundación Microfinanzas BBVA
La Reina Letizia ha presidido este lunes, 29 de mayo, la celebración del décimo aniversario de la Fundación Microfinanzas BBVA, en el marco del Foro sobre Desarrollo e Inclusión Financiera organizado por la institución, de la que ha destacado su labor para impulsar el desarrollo y su papel transformador en las vidas de casi dos millones de personas vulnerables, con especial énfasis en las mujeres.
"La mayoría de los beneficiaros de estos servicios de inclusión financiera son mujeres, lo que permite que el impacto sea aún más significativo. Una mujer que recibe ayuda para poner en marcha su proyecto es, a menudo, invencible y resistente. Es el centro de la vida familiar y se siente reforzada para ir saliendo, poco a poco, de esa situación vulnerable", ha afirmado.
En su discurso, la Reina ha destacado los diez años "de incansable actividad" de la institución "para lograr un mayor desarrollo económico y social de tantas personas en América Latina", que atiende a casi dos millones de emprendedores "que tienen acceso a servicios financieros que les han permitido salir adelante".
"En todos ellos había algo en común, en todas y cada una de estas casi dos millones de personas: la iniciativa individual, las ganas de mejorar y el deseo de conseguir una vida mejor. Y, en muchos casos, detrás de toda esa energía hay un anhelo profundo de progreso para sus hijos; detrás de todo ese ímpetu y de esas ganas de salir adelante está la necesidad de que el futuro de esos hijos sea mejor, sea más próspero, que consigan tener una educación mejor. En muchos casos, una educación. Y este es uno de los valores esenciales de la Fundación: el impacto que su labor está teniendo en las siguientes generaciones y que ya hoy, diez años después, es cuantificable", ha enfatizado.
A su juicio, el hecho de que "los hijos de todos estos emprendedores en los países donde opera la Fundación MicroFinanzas BBVA tengan acceso al conocimiento es el verdadero reflejo de ese desarrollo sostenible e inclusivo que es la razón de ser de esta institución".
"Este es el salto que marca la diferencia en la realidad económica y social de un país", ha apostillado. Por todo ello, ha felicitado a la Fundación Microfinanzas BBVA por sus "diez años de mucho trabajo" y también "de muchos éxitos".
El evento también ha contado con la presencia del presidente de BBVA, Francisco González, que también ha hecho referencia al progreso de estos emprendedores, del que fue testigo en su reciente viaje a Colombia. "Me impresionó la iniciativa, el esfuerzo y la enorme ilusión de los emprendedores por salir adelante y mejorar sus vidas y las de sus familias", ha afirmado en su intervención.
Por este motivo, ha defendido la necesidad de seguir trabajando por la inclusión financiera, en un mundo donde todavía 2.000 millones de personas no tienen una cuenta bancaria, según indica la entidad. "La falta de acceso a los servicios financieros limita las oportunidades de desarrollo y dificulta la inclusión social de las personas más vulnerables", ha advertido.
Además, ha destacado que "el 77% de las personas que han logrado salir de la pobreza lo ha hecho gracias al emprendimiento, siendo la exclusión financiera el principal obstáculo que encontraban".
SOLUCIÓN A LA DESIGUALDAD
Según ha destacado el premio Nobel de Economía Angus Deaton, en la conferencia magistral del Foro, la desigualdad es "una parte inherente al progreso porque no todos se benefician de éste de igual manera". Como solución a este problema, ha insistido en la importancia del conocimiento, "una de las mejores maneras de ayudar a los más desfavorecidos es transferir conocimiento útil: tanto el conocimiento fundamental como el saber hacer de empresas y emprendedores".
El encuentro ha contado también con los testimonios de Norma Viviana Ordóñez, Quintín Quispe, Diana Céspedes y Rosa Norambuena, quienes han viajado hasta España desde Colombia, Perú, República Dominicana y Chile, respectivamente, para contar cómo han podido mejorar sus negocios, y sus vidas y las de quienes les rodean con el apoyo de la Fundación.
"Lo bueno de esta institución no es solo que me presta dinero, sino que también me enseña a darle buen uso", ha afirmado Diana, productora de banana y pescadora, y emprendedora de la entidad de la FMBBVA en República Dominicana, un proyecto que le permite mantener a su familia y darle una educación a sus hijos.
Las historias de estos emprendedores, incluidas en el Informe de Desempeño Social 2016 de la FMBBVA 'Midiendo lo que realmente importa', reflejan el trabajo que lleva a cabo la Fundación, que desde su creación en 2007 ha entregado más de 8.200 millones de
dólares en créditos productivos. La memoria, que mide el progreso social y económico de los emprendedores a los que apoya, se presentará en los próximos meses en Perú, Colombia y Chile.
Actualmente, la institución atiende a más de 1,8 millones de personas; el 77%, vulnerables y el 60%, mujeres; y su labor ha sido reconocida por organismos internacionales como Naciones Unidas, por su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
Como cierre de este Foro sobre Desarrollo e Inclusión Financiera, se ha celebrado un panel sobre los retos de la inclusión financiera: la tecnología y el papel de la mujer en la economía, y su impacto en la reducción de la pobreza. Moderado por el presidente del Patronato de la FMBBVA Claudio González-Vega, han participado la
Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan; el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando García Casas, y los expertos María Noel Vaeza, de ONU Mujeres; Gema
Sacristán, del Banco Interamericano de Desarrollo, y Matthew Saal, del Banco Mundial.