Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los alumnos rezarán más en clase y aprenderán a "dar las gracias a Dios"

El BOE publica la reforma de la clase de religiónBOE

El Creacionismo se abre paso poco a poco en las escuelas e institutos españoles. Será a partir del próximo curso cuando se empieze a aplicar el nuevo currículum de Religión Católica que acaba de publicar el BOE y que sido diseñado por la Conferencia Episcopal Española. Aunque los alumnos que eligen esta asignatura van decreciendo año a año, lo que estudiarán a partir de ahora será a "comprender el origen divino del cosmos" o a "reconocer la incapacidad de la persona para alcanzar por sí mismo la felicidad". También se quiere que recen más en clase y que aprendan a "dar las gracias a Dios", entre otras cosas. Y aunque es una asignatura optativa computará como obligatoria.

Según se puede leer en la introducción del currículo publicado en el BOE, la enseñanza de la Religión Católica, "lejos de una finalidad catequética o de adoctrinamiento" lo que trata es de "ilustrar a los estudiantes sobre la identidad del cristianismo y la vida cristiana".
El director del Secretariado de la Comisión de Enseñanza de la Conferencia Episcopal Española, José Miguel García, ha indicado en declaraciones a Europa Press que "una cosa es que no sea catequesis y otra cosa que no se explique la realidad del cristianismo en esas horas de Religión". "Este curriculo está claro que tiene que ser confesional si queremos decir qué es la Religión católica", ha subrayado.
García ha explicado que en diciembre de 2013 ya redactaron un nuevo currículo en previsión de la aplicación de la LOMCE pero desde el Ministerio de Educación les exigieron modificarlo para que se adaptara a los parámetros de la nueva Ley aunque sin enjuiciar los contenidos.
Por ello, en la CEE han redactado un nuevo currículo que además de a los parámetros de la LOMCE se adapta a la "nueva situación" que crea la ley al reducir a la mitad las horas de la clase de Religión en Ceuta y Melilla pues, según indica García, no es lo mismo establecer unos contenidos para dos horas que para 45 minutos. A su juicio, se ha generado "un cierto caos por una decisión poco meditada por parte del Ministerio".
Además, ha añadido que la LOMCE permite la adaptación de la clase de Religión por parte de las autonomías con competencia cuando, según ha indicado, debería competer "a rango superior" ya que los Acuerdos con la Santa Sede fueron firmados con el Estado español y no con las autonomías. En cualquier caso, el currículo propuesto por la CEE es igual para toda España y su adaptación en cada comunidad compete a los obispos de las diferentes diócesis.
Concretamente, en Primaria y Secundaria han establecido cuatro grandes bloques con el fin de introducir la religión y moral católica: El sentido religioso del hombre; Dios interviene en la historia; Jesucristo, cumplimiento de la historia de la salvación; y Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia.
Dios como padre que "quiere nuestra felicidad"
Así, en Primaria, los alumnos de Religión estudiarán la Creación, la relación de amistad de Dios con el hombre, Dios como "padre de la humanidad que quiere nuestra felicidad", la vida y muerte de Jesús, la Iglesia como familia, la Biblia, el bautismo, Adán y Eva y su "rechazo al don de Dios", el perdón, María, Moisés, la Iglesia, la Eucaristía y el matrimonio, entre otros contenidos.
García ha explicado que "efectivamente" en Primaria uno de los aspectos evaluables será 'Memorizar y reproducir fórmulas sencillas de petición y agradecimiento', pero ha aclarado que es la forma en que el niño "expresa su relación con Dios".
Por otro lado, los estudiantes de Secundaria aprenderán a argumentar el origen del mundo, a explicar los sacramentos, a "valorar" la dignidad del ser humano con independencia de sus capacidades físicas, cognitivas, intelectuales y sociales, a clasificar los rasgos de las religiones monoteístas, a contrastar las características del Dios cristiano con las religiones politeístas y a "defender" la influencia de la fe en el arte, las costumbres y la educación.
Además, en 1º de la ESO se incluye un apartado específico sobre la historia de Israel y se evaluará que el alumno "muestre interés" y "dialogue son respeto sobre los beneficios de esta historia para la humanidad". En este sentido, García ha indicado que "es necesario" que los jóvenes la estudien porque "ahí es donde ha acontecido la revelación".
Cuestiones bioéticas en el bachillerato
Mientras, para Bachillerato, donde la Religión no es de oferta obligatoria por parte de los colegios, la Conferencia Episcopal propone un currículo en relación con "la cultura, el conocimiento y la situación actual". Así, los alumnos estudiarán las respuestas de sentido que ofrece el ateísmo, agnosticismo o laicismo frente a las que dan las religiones; la doctrina social de la Iglesia; y el vínculo entre razón y fe, entre otros.
Asimismo, los estudiantes de 2º de Bachillerato deberán "comprender y respetar el significado bíblico de la afirmación 'hombre y mujer los creó'" así como "conocer y explicar los diferentes problemas bioéticos relacionados con el origen, el desarrollo y el final de la vida". De esta forma, si en el currículo de 2007, uno de los contenidos de Secundaria era 'Moral de la vida humana y problemática actual: manipulación genética, aborto, eutanasia', ahora estas cuestiones pasarán a abordarse en el Bachillerato.
Por otra parte, los alumnos también serán evaluados en esta etapa previa a la Universidad por su capacidad para "proponer proyectos o soluciones que podrían llevarse a cabo en las políticas nacionales o internacionales para hacer el mundo más humano". Asimismo, estudirán la economía a la luz de la doctrina eclesial.