Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un centenar de personas recuerdan en Caldas a las niñas asesinadas en Moraña

Un centenar de vecinos de Caldas de Reis (Pontevedra) ha participado en una marcha silenciosa en recuerdo de las dos niñas de nueve y cuatro años asesinadas, supuestamente por su padre, en Moraña el pasado 31 de julio.

La marcha ha partido a las 12,00 horas de la iglesia de la localidad rumbo al edificio de los juzgados, ante el cual los presentes han soltado globos azules en los que se ha podido leer los nombre de las dos pequeñas, Candela y Amaia.
"Queremos solidarizarnos con la familia y también concienciar a la sociedad para que un crimen como este no vuelva a ocurrir", ha explicado en declaraciones a Europa Press la teniente de alcalde de Caldas, Socorro Tobío.
Tras la marcha, además, los participantes han guardado un minuto de silencio y han depositado numerosas velas ante los juzgados en recuerdo de las dos niñas y como muestra de rechazo al maltrato infantil.
Concentración en Moraña
La de este sábado se suma a la concentración celebrada el viernes en Moraña, en donde los vecinos también organizaron una marcha silenciosa en la jornada en la que se cumplía una semana desde el fallecimiento de Candela y Amaia.
Precisamente, el jueves, el presunto parricida, David O., acudió de nuevo al Juzgado Mixto número uno de Caldas, donde permaneció durante más de una hora y media colaborando en la práctica de una diligencia que la jueza instructora considera "imprescindible y urgente" y que, según aclaró el TSXG, no se trata de ninguna prueba psiquiátrica o psicológica.
A su salida de los juzgados de Caldas, varios vecinos volvieron a increpar al hombre, a llamarle 'asesino' y a desearle una 'mala vida en la cárcel'. Según explicaron a Europa Press fuentes conocedoras de la situación, si no se producen cambios, el presunto parricida, que permanece en la prisión de A Lama desde el día 1 de agosto, será trasladado próximamente a otra prisión, aunque todavía se desconoce cuándo se producirá y qué cárcel será la que finalmente le acoja, si bien en un principio trascendió que iba a ser la de León.