Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reclaman más formación de los profesionales para evitar lesiones braquiales durante el parto

Un estudio de la Asociación de Ayuda y Orientación a la Parálisis Braquial Obstétrica (ADAYO PBO) ha revelado la necesidad de que los profesionales médicos sepan cómo actuar para evitar lesiones braquiales durante el parto y ofrezcan más información a la familia para saber cómo derivar a los afectados.
Esta entidad ha participado este jueves en la primera Jornada Multiprofesional de Distocia de Hombros y Parálisis Braquial Obstétrica que ha organizado el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), que tenía como objetivo ampliar los conocimientos y habilidades sobre la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de estas lesiones.
En ese sentido, y conscientes de que hay poca información sobre los afectados por esta lesión, ADAYO PBO ha presentado los datos recabados a partir de un cuestionario puesto en marcha a través de Internet para obtener más información sobre esta lesión en España.
En total han recopilado respuestas de 94 familias afectadas en las que se analizaron cuatro vertientes importantes en cualquier proceso de un afectado como son el embarazo, parto, derivación y tratamiento.
En el apartado de embarazo se estudiaron los factores de riesgo de la distocia de hombros, destacando como el único factor de riesgo significativo el peso del bebé, que en un 75 por ciento estaba por encima de los 3 kilos.
En cuanto al parto, las conclusiones indican que se realizaron maniobras contraindicadas por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), como la de Kristeller, lo que indica la necesidad de mejorar el conocimiento de las técnicas de resolución a la distocia de hombros y aplicarlas de manera coordinada y confiada.
En este apartado, en el que se estudió también el tema de la información a las familias, se encuentra un alto porcentaje de afectados que no obtuvo información por parte del equipo obstétrico de la lesión de sus bebés, de ahí la necesidad de mejorar la información y el diagnóstico antes del alta hospitalaria.
Sobre la salud de la madre en el parto, el estudio concluye que más de la mitad de las madres tienen una afección física importante y que la afectación psicológica de las familias es grande en la inmensa mayoría.
PRONTA DERIVACIÓN A FISIOTERAPEUTAS Y TRAUMATÓLOGOS
Y en el capítulo de derivación, las conclusiones indican que la lesión, el protocolo de actuación y los plazos deben ser cuestiones bien conocidas por parte de los pediatras debido a la importancia de la pronta derivación tanto a fisioterapeutas como a traumatólogos dentro de plazo.
En ese sentido, recuerdan que los traumatólogos especialistas en plexo braquial indican que los pacientes deben ser derivados a ellos a las 6 semanas si no se ha recuperado la flexión de codo en contragravedad.
Respecto al tratamiento, el estudio señala que, si bien la mayoría ha tenido servicio de fisioterapia un tiempo, esta ha sido insuficiente, debiéndose complementar de manera privada o bien cuando se ha dado de alta la fisioterapia en la seguridad social han tenido que buscar fisioterapeuta privado.
"Esta jornada supone un hito importante en nuestros objetivos como asociación: por un lado, que los profesionales implicados conozcan técnicas para resolver una distocia de hombros y evitar lesiones como la PBO, así como los protocolos de actuación en caso de que se produzca; y, por otro, que las familias afectadas sepan más acerca de esta lesión y de cómo proceder", ha señalado la presidenta de ADAYO PBO, Raquel de Andrés.