Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan a varias menores por el ciberacoso a una niña que se suicidó en Florida

Rebecca Ann Sedwick, de doce años, se suicida harta del ciberacoso de sus compañerasInfomativos Telecinco

Las autoridades de Florida han informado en rueda de prensa que están investigando a varias menores en relación al suicidio de una niña de 12 años, que tomó esa decisión después de haber sufrido durante meses acoso por Internet.

Rebecca Ann Sedwick saltó al vacío desde una torre de negocios abandonada cerca de su casa en Lakeland, informa Reuters. Aún no está claro si las menores investigadas en relación con esta muerte serán imputadas.
Aunque el sheriff Grady Judd, del condado de Polk, señaló en la rueda de prensa del jueves que más de una docena de menores estaban siendo investigadas por el acoso a Sedwick, una portavoz de la oficina del sheriff ha indicado que el número de posibles sospechosas ha bajado considerablemente. "Sólo dos o tres de ellas que participaron en el acoso", ha indicado la portavoz, Donna Wood. Ha añadido que la imputación de cargos criminales, si los hubiera, podría llevar un tiempo.
"Hemos de determinar si se ha producido un crimen. Tenemos leyes de acoso cibernético y de ‘cyberbullying’. Depende de cómo vaya el caso", ha indicado.
Judd ya había informado de que los investigadores encontraron mensajes en las redes sociales dirigidos a Rebecca en la que le decían "deberías morir" y "por qué no te matas".
El sheriff explicó que Sedwick estaba abatida y deprimida tras recibir estos mensajes llenos de odio, y "absolutamente aterrorizada".
Los problemas entre Rebecca y sus excompañeros de clase empezaron en 2012 debido a un "tema de novio", explicó Judd.  Antes de su muerte, Sedwick fue hospitalizada para someterse a un tratamiento de salud mental y fue matriculada en una nueva escuela en el área de Lakeland, lejos de sus excompañeras.
Tras su muerte, los investigadores descubrieron que Rebecca le dijo a un niño de 12 años y amigo online de Carolina del Norte que se iba a suicidar, pero éste no se lo dijo a nadie. "Voy a saltar. No puedo más", le escribió.