Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'La novia paralítica' posa en lencería para ser un ejemplo de superación y autoestima

'La novia paralítica' posa en lencería para ser un ejemplo de superación y autoestimaFacebook Rachelle Friedman

Rachelle Friendman Chapman, de 29 años y originaria de Carolina del Norte, EEUU, es conocida en los medios como 'la novia paralítica' después de un golpe fatal en el cuello durante su despedida de soltera que le impediría andar para siempre. Ahora, ha decidido posar en una sesión fotográfica en lencería para romper clichés y mostrar a la gente en su situación que los discapacitados también pueden ser "atractivos, sensuales, capaces y personas que no deben ser pasadas por alto".

Casada, madre y una mujer atractiva pese a la terrible historia que vivió y aún repercute en su vida diaria, Rachelle Friedman Chapman, natural de Raleigh, en Carolina del Norte, EEUU, no tiene problemas en hacer de su discapacidad un arma con la que combatir el rechazo social, la tristeza o la desesperanza. Quiere ser un ejemplo de superación, no solo para retroalimentar su gran confianza en sí misma, sino sobre todo, para ayudar al resto de personas con algún problema similar al suyo a tener alta su autoestima y no extralimitarse haciendo caso a clichés fundados sin sentido.
Conocida en los medios de comunicación como 'la novia paralítica' o 'la prometida paralítica', tal y como recoge Mirror, Rachelle, que ahora tiene 29 años, sufrió un trágico accidente durante la celebración de su despedida de soltera. En mayo de 2012 fue empujada por una amiga hacia la piscina del lugar en donde se encontraban con la mala fortuna de caer mal, golpearse y romperse el cuello, lo que la dejó paralítica y sin esperanza de poder volver a andar nunca más según las palabras de sus doctores.
Desde ese momento, comenzó a percatarse de que la gente comenzaba a verla diferente, sin atractivo y con la sensación de que ahora nadie querría salir con ella. Algo que además parecía consensuarse según las informaciones que leía sobre ella en los medios.
Sin embargo, Rachelle siempre ha tenido una mentalidad positiva y ha ido superando los obstáculos con los que se ha encontrado. Por ello, ahora ha decidido participar en una sesión fotográfica en lencería con las que busca mostrar que aquellos y aquellas en su situación pueden ser "capaces, atractivas, sensuales, y personas que no deben ser pasadas por alto".
"No intento hacer de la discapacidad algo glamuroso. Mi parálisis es una parte horrible de mi vida y sigo esperando una cura, pero mientras tanto, necesito quererme a mí misma".
De esta forma, Rachalle posa junto a su inseparable catéter sin complejos. "La confianza en sí mismo vencerá los obstáculos", reitera.