Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía alerta de una estafa en Internet a través de emails que simulan ser de Correos

La Policía alerta de una estafa en Internet a través del envío de emails que simulan ser CorreosInformativos Telecinco

La Policía Nacional ha alertado de la existencia de una nueva campaña de distribución del ransomware TorrenLocker mediante el envío masivo de emails que suplantan la identidad de Correos u otros servicios de mensajería para estafar a usuarios de Internet.

Los estafadores utilizan estos mensajes para instar a los destinatarios a descargarse una notificación que en realidad es un programa malicioso y que, una vez ejecutado, procede al cifrado de todos los documentos del ordenador infectado con la extensión 'Encrypted', según ha indicado la Dirección General de la Policía.
Además, ha advertido de que el malware ataca a los archivos del usuario aplicando un cifrado sobre ellos y solicitando 299 euros para obtener la clave para descifrarlos. En caso de no satisfacer el pago en un determinado plazo, la cantidad a abonar por la clave se duplica.
Los agentes especializados de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional han detectado una nueva oleada de estas supuestas notificaciones de Correos u otros servicios de mensajería similares a finales del mes de marzo y principios del mes de abril.
Los mensajes enviados con el asunto "Carta certificada no entregada a usted" contienen dos enlaces, "descargar información sobre su envío" y "haga click aquí", que ejecutan el programa malicioso capaz de encriptar los documentos que contiene el equipo informático.
Ante esta estafa, la Policía aconseja mantener el software y el antivirus siempre actualizado, no abrir links o descargar archivos de procedencia dudosa o desconocida; y realizar copias de seguridad frecuentes que posibiliten la recuperación de los archivos, siempre guardarlas en un dispositivo independiente, como puede ser un disco duro externo.
Asimismo, es aconsejable mostrar extensiones de los archivos y nunca ejecutar archivos con la extensión .EXE desconocidos y, si se recibe un correo sospechoso, no abrirlo hasta contrastar su procedencia, incluso contactando con el supuesto remitente o la compañía de transporte.