Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía acusa a todos los 21 detenidos de un delito riña tumultuaria

Francisco Romero, hincha fallecidocuatro.com

La Policía Nacional ha acusado a todos los 21 detenidos ayer por la reyerta en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón de Madrid de un delito de riña tumultuaria y alguno de ellos también otro delito de atentado a la autoridad, ha informado un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Los agentes están tomando declaración y visionando las cámaras y grabaciones de la zona para localizar entre los arrestados al presunto autor o autores del fallecimiento del hincha Francisco Romero.
Agentes de la Brigada de Información de la comisaría de Moratalaz han comenzado a tomar declaración a primera hora de estar tarde a los 21 detenidos, que previsiblemente pasarán mañana martes por la mañana a disposición judicial.
Seis de los detenidos ya contaban con antecedentes por lesiones, robos con violencia, daños, robos con fuerza, desórdenes públicos y amenazas. También se identificó a 90 personas en la reyerta.
Finalmente, de los 21 arrestados, 14 de ellos pertenecen a la peña de los Riazor Blues, cuatro al Frente Atlético, dos a los Bukaneros del Rayo Vallecano y uno del Alcork Hooligans, según han confirmado las mismas fuentes de la Jefatura.
La autopsia
Por otro lado, la autopsia practicada esta mañana al hincha fallecido señala que sufrió un grave traumatismo craneoencefálico, hemorragía interna y otras lesiones, como la rotura de bazo, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.
El hombre, que murió por una parada cardiorrespiratoria derivada de las importantes heridas, también padeció una fuerte hipotermia por los minutos que pasó en las frías aguas del río Manzanares, aunque su cuerpo no tiene signos de ahogamiento.
Las médicos forenses que le han practicado la autopsia han comprobado que el cuerpo sin vida tenía "golpes exteriores muy evidentes" en la cabeza, cara y zona abdominal que podría haber sido provocados por un objeto contuso, posiblemente una barra metálica.
Entre los objetos que la Policía ha requisado a los participantes en la reyerta figuran una navaja, dos petardos, una bengala, dos tacos de madera, dos guías de madera roja de dos metros, seis palos, un tubo de PVC, diez de aluminio y uno niquelado.
Tras la autopsia, la Policía ha recogido el informe y lo ha remitido al magistrado del Juzgado número 20, que estaba ayer en guardia de diligencias y que autorizó el levantamiento del cadáver. El cuerpo de Francisco ha sido puesto a disposición de los familiares del fallecido y ha salido del Instituto Anatómico Forense camino de su ciudad natal a las 16.30 horas.