Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez refuerza el rechazo a los vientres de alquiler en el texto que se debate en el cónclave

El texto que ha elaborado el equipo de Pedro Sánchez sobre la maternidad subrogada, que se debatirá este sábado en el 39 Congreso Federal del PSOE, va aún más allá que su propuesta original en su rechazo de los "vientres de alquiler", añadiendo que "el Partido Socialista no puede abrazar ninguna práctica que pretenda socavar los derechos de mujeres ni de niñas ni apuntalar la feminización de la pobreza".
El texto que había presentado Sánchez como candidato a las primarias afirmaba que "los vientres de alquiler suponen una mercantilización de las mujeres" y que "se deberán promover y facilitar los mecanismos de adopción". Sin embargo, las representantes de colectivos feministas de otras candidaturas consideraban que esa redacción no era suficientemente tajante y este viernes mantuvieron una reunión con las del equipo del nuevo secretario general.
El resultado es que al texto que se ha presentado para debate en el Congreso se le ha añadido, entre medias de esas dos frases, la afirmación de que el PSOE "no puede abrazar" prácticas que socaven los derechos de las mujeres, una expresión que figuraba casi textualmente en el borrador de la ponencia marco que elaboró el equipo designado por la gestora.
El texto se debatirá este sábado en una de las comisiones a puerta cerrada del Congreso pero puede tener que ser votado por el cónclave en su conjunto si alguna de las enmiendas que propone regular o al menos abrir el debate logra un 20 por ciento de apoyos en la comisión. El párrafo en cuestión recibió una veintena de enmiendas pero la práctica de los ponentes suele ser agrupar las que son similares.
El documento que han presentado los ponentes también incluye una referencia a la prostitución: "La prostitución, de la que nos hemos declarado abolicionistas, es uno de los rostros más crueles de la feminización de la pobreza, así como una de las peores formas de violencia contra las mujeres".