Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Peculiar campaña de Brunete contra los grafitis

Brunete, un pueblo de 10.000 habitantes en Madrid combate los grafitis de una forma muy original. Convocaron un falso concurso: “Se buscan grafiteros para el primer monumento a la libertad de expresión de Brunete. Los grafiteros debían mandar sus obras y cinco cayeron en la trampa. El Ayuntamiento les dijo que si limpiaban sus obras evitarían la multa de 300 euros. No es la primera vez que Brunete sorprende a sus vecinos infractores. El año pasado el Ayuntamiento mando casi 200 cajas a los dueños de los perros que hacían sus casas en lugares no habilitados para ello. Dentro de la caja iba la caca de su mascota. En un año se han reducido en un 70% los excrementos en las calles.