Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa afirma que un sacerdote no puede permitirse llevar una vida "mediocre" o "adaptarse sin arriesgar"

El Papa Francisco ha afirmado que un sacerdote, en tanto que discípulo de Cristo, no puede permitirse llevar "una vida mediocre o adaptarse a las situaciones sin arriesgar nada", en una audiencia con la Comunidad del Pontificio Colegio Pío Rumano de Roma, con motivo del 80 aniversario de su fundación.
"Un pastor, como discípulo configurado con Cristo que dio su vida hasta el extremo no puede permitirse llegar a un acuerdo con una vida mediocre o adaptarse a las situaciones sin arriesgar nada", ha exhortado.
Así, ha instado a custodiar la memoria, pero no solo para "recordar el pasado" sino para "sentar las bases del futuro, un futuro de esperanza". "Si no se custodia la memoria acabaremos en la mediocridad del clericalismo", ha advertido.
Francisco les ha invitado a fortalecer su memoria eclesial para llegar a "superar la tentación peligrosa" de "conformarse con una vida normal, donde todo avanza sin entusiasmo y sin pasión, y donde, tarde o temprano se termina siendo guardianes celosos del tiempo, de la propia seguridad, del propio bienestar".
En su lugar, les ha invitado a seguir el ejemplo de los grandes testigos de la fe que "aspiran a un ministerio de fuego del Evangelio, el cual tiene un fuerte sabor y don genuino".
El Papa ha recordado que el Pontificio Colegio Pío Rumano de Roma representa un periodo de desarrollo para las comunidades católicas orientales que han sufrido "trágicas consecuencias" ligadas a la "persecución atea" pero que después han resurgido adaptándose a los nuevos desafíos.
"Esta historia, hecha de grandes testigos de la fe y de juicio, muelles rígidos e inviernos florecientes, os pertenece. Es bueno protegerla, para no quedarse anclado en el pasado, sino para vivir los eventos que cada época tiene con el apoyo de una memoria evangélica viva, que abarca una historia más grande y siempre abierta al Espíritu", ha subrayado.