Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa defiende que Lutero quería "renovar la Iglesia" y no "dividirla"

El Papa ha defendido que Martín Lutero, teólogo alemán iniciador de la reforma protestante, quería "renovar la Iglesia" y no "dividirla", al tiempo que ha apuntado que el "diálogo ecuménico" en el ámbito teológico es "esencial" para la reconciliación de los cristianos.
Francisco ha hecho estas consideraciones durante una audiencia privada a la delegación ecuménica de Finlandia, recibida en audiencia en la mañana de este jueves 19 de enero en el Vaticano, con motivo de la fiesta de San Enrique.
"El año conmemorativo de la Reforma representa para católicos y luteranos una ocasión privilegiada para vivir de manera más auténtica la fe, para redescubrir juntos el Evangelio y dar testimonio de Cristo con vivacidad renovada", ha señalado el Pontífice.
Así, ha recordado que desde hace más de treinta años, la delegación ecuménica finlandesa peregrina a Roma coincidiendo con la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, "que llama al acercamiento a partir de la conversión común a Jesucristo como nuestro Señor". "En efecto el verdadero ecumenismo, se basa en la conversión común a Jesús como nuestro Señor y Redentor --ha añadido--. Si nos acercamos junto a él, nos acercamos también los unos a los otros".
Asimismo, el Obispo de Roma ha destacado como etapa significativa para católicos y luteranos, el encuentro tenido en Lund (Suecia) el pasado 31 de octubre, para conmemorar el comienzo de la Reforma. Una conmemoración conjunta que, según el Papa, "ha tenido un significado importante a nivel humano y teológico-espiritual" porque "después de cincuenta años de diálogo ecuménico oficial se logró exponer claramente las perspectivas sobre las cuales hoy "podemos decir que estamos de acuerdo".
Al mismo tiempo, Francisco ha subrayado la necesidad de que los cristianos tengan presente "el arrepentimiento sincero por nuestras culpas". Por ello, ha apostillado que la intención de Martín Lutero "no era el de dividir la Iglesia, sino de renovarla".
Finalmente, el Papa ha aprovechado la ocasión para apoyar "a quienes sufren y están expuestos a persecuciones y violencias". "Haciendo esto como cristianos no estamos más divididos sino que estamos unidos en el camino hacia la plena comunión", ha señalado.