Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa recuerda a San Juan de Ávila y pide que los sacerdotes sean siempre imagen transparente de Jesús

El Papa Francisco ha recordado a San Juan de Ávila, patrono del clero español, y ha pedido que los sacerdotes "sean siempre imagen transparente de Jesús", durante la catequesis pronunciada este miércoles 10 de mayo en la audiencia general.
Francisco, que ha reflexionado sobre el papel de la Virgen en el plan salvífico de Dios, ha reivindicado a María como "madre de la Esperanza" mientras que ha sentenciado que "las madres nunca traicionan".
Para el Pontífice, la Virgen es fiel a la voluntad divina porque tiene "valentía" para aceptar su misión, algo que ha puesto como "ejemplo para todas las madres del mundo".
En este sentido, ha destacado que para la Virgen "no fue sencillo responder con un 'sí' a la invitación del ángel" pero ella, que todavía era "una mujer en la flor de la juventud" respondió con valentía, "a pesar de no saber nada del destino que le esperaba".
"María se nos aparece en ese instante como una de tantas madres de nuestro mundo: valiente hasta el extremo cuando se trata de acoger en el vientre la historia de un nuevo hombre que nace", ha insistido.
Para el Papa este 'sí' de María reside en un rasgo que debe caracterizar la vida de todo cristiano: la confianza en Dios. "Aquel 'sí' es el primer paso de una larga lista de obediencia que la acompañará en su itinerario de madre", ha manifestado.
"María no es una mujer que se deprima ante las incertidumbres de la vida, especialmente cuando nada parece ir a nuestra manera. Tampoco es una mujer que proteste con violencia, arremetiendo contra el destino de la vida que a menudo revela una cara hostil", ha agregado.
Así ha señalado que la Virgen es "una mujer que escucha, que acoge la existencia, así como se entrega, con sus días de felicidad, pero también con sus tragedias con las que nunca habría querido encontrarse".