Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa Francisco compara la corrupción con las drogas: "Algunos creen que se puede salir cuando se quiera"

El Papa Francisco ha lanzado este domingo un mensaje contra la corrupción y ha advertido que sus efectos son similares a los de las drogas.
"Alguno se comporta con la corrupción como con las drogas: cree que puede usarla y después dejarla cuando quiera. De pronto se empieza con una mancha por aquí, un soborno por allá y entre estas y aquellas lentamente pierde la propia libertad", ha prevenido antes del rezo del Ángelus junto a los fieles en la Plaza de San Pedro.
Francisco ha hecho hincapié, siguiendo la enseñanza del pasaje evangélico de este domingo, en que toda vida consiste en "una decisión constante entre dos caminos", que son "la honestidad o la deshonestidad, la fidelidad o la infidelidad, el egoísmo o el altruismo, el bien o el mal".
"No se puede oscilar entre uno y otro, porque se mueven con lógicas distintas y excluyentes. Ningún siervo puede servir a dos patrones, porque amará a uno y odiará al otro o bien se ocupará de uno y desatenderá al otro", ha apostillado.
Además de esto, ha subrayado que la corrupción tiene también otros efectos y "genera pobreza, explotación y sufrimiento". "¡Cuántas víctimas hay en el mundo de esta difusa corrupción!", ha lamentado.
En su comentario al Evangelio, el Pontífice ha puesto de relieve el llamado de Jesús a "responder con la astucia cristiana" a la corrupción de la lógica del mundo, y a pedir al Espíritu Santo que conceda esta "astucia", que consiste en "alejarse del espíritu y de los valores del mundo, que tanto gustan al demonio, para vivir según el Evangelio".
"La mundanidad ¿cómo se manifiesta? Se manifiesta con actitudes de corrupción, de engaño, de opresión y constituye el camino más equivocado, el camino del pecado. Uno lleva al otro, ¿eh? Es como una cadena. Es verdad que es el camino más cómo de recorrer, generalmente", ha explicado.
Por ello, ha invitado a los cristianos a "servir al patrón justo, Dios", mediante "la gratuidad y la donación de sí mismos a los demás" y a seguir "la lógica del Evangelio" que convierte a los hombres en "artesanos de la justicia" y es capaz de "abrir horizontes de esperanza y paz para la Humanidad".
"Que la virgen María nos ayude a escoger siempre y a cualquier precio el camino justo y a encontrar el valor de ir a contracorriente para seguir a Jesús en el Evangelio", ha expresado el Pontífice.