Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

País Vasco, Cataluña y Galicia, autonomías que más órdenes de protección por violencia de género denegaron en 2016

País Vasco es la comunidad autónoma donde porcentualmente se denegaron más órdenes de protección por violencia de género en 2016, llegando al 49,9 por ciento de las solicitadas (un total de 328 negativas). Le sigue Cataluña, que rechazó un 32,1 por ciento y Galicia, con un 28,1 por ciento.
La Rioja, Castilla y León, Melilla, Madrid y Canarias son, por este orden, las siguientes en el ranking, superando todas ellas el 20 por ciento de solicitudes denegadas.
Estos son los datos que se desprenden de una respuesta escrita del Gobierno a una pregunta realizada por el secretario general del PSOE en el Congreso, Miguel Ángel Heredia, sobre las cifras de estas solicitudes por autonomías entre los años 2011 y 2016.
En su respuesta, a la que tuvo acceso Europa Press, el Ejecutivo habla de 17.827 órdenes de protección solicitadas el pasado año, detallando las que estaban en vigor a fecha de 15 de noviembre del año pasado.
CEUTA ACEPTÓ TODAS LAS SOLICITUDES
En el lado opuesto de la lista se encuentra Ceuta, que aceptó las 38 peticiones que recibió durante 2016, seguido de Aragón, que sólo denegó un 9,1 por ciento, Murcia (9,5%), Extremadura (10,1%) y Baleares (10,8%).
Por número de solicitudes, Andalucía es la que más peticiones registró en 2016, con un total de 2.840, de las que se concedieron 2.318.
Por encima de dos mil peticiones aparecen también Cataluña, con 2.741 tramitadas y 1.861 aceptadas; Madrid con 2.274 solicitudes, de las que se aprobaron 1.789; y la Comunidad Valenciana, con 2.077 solicitudes y 1.729 aceptadas.
Estas cuatro comunidades gestionaron el 55,7 por ciento de las solicitudes de protección computadas por el Gobierno en su respuesta parlamentaria.