Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE pide reformas legislativas y económicas urgentes para proteger a familias contra la pobreza energética

El PSOE ha pedido al Gobierno reformas "urgentes", tanto legislativas como económicas, para evitar la exclusión social de aquellas familias que, fruto de una insolvencia sobrevenida, puedan perder o hayan perdido su vivienda o no puedan satisfacer una cantidad mínima de servicios de energía para sus necesidades básicas.
A través de una proposición no de ley registrada en el Congreso, los socialistas solicitan también, previo acuerdo con las comunidades autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), impulsar programas destinados a asesoramiento, información e intermediación de las personas y familias que puedan verse insertas en un proceso de ejecución hipotecaria de su vivienda o que no puedan satisfacer una cantidad mínima de servicios de energía para sus necesidades básicas.
El secretario general del PSOE en el Congreso, Miguel Ángel Heredia, la portavoz de Consumo, Begoña Tundidor, y la portavoz de Vivienda, Mar Rominguera, han mantenido una reunión este martes con representantes de la Asociación General de Consumidores (ASGECO), para presentarles la iniciativa.
"Queremos que la gente pueda tener una casa para vivir en ella, no para malvivir o incluso para morir en ella por culpa de la falta de suministros básicos. Queremos que se ataje de forma urgente un problema que ha crecido de forma exponencial con el gobierno del PP", han destacado los responsables socialistas.
Del mismo modo, han destacado aquellas familias que las estadísticas no recogen como en situación de exclusión social pero que sí sufren una situación de pobreza energética que les impide vivir adecuadamente en sus hogares. "Son personas mayores y niños son los que están sufriendo más la pobreza energética", han concluido.