Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE, Podemos y C's buscarán iniciativas conjuntas para para cumplir el compromiso de España con los refugiados

El PSOE, Podemos y Ciudadanos buscarán impulsar iniciativas conjuntas tanto a nivel legislativo como de presión al Gobierno para conseguir que España cumpla los compromisos de acogida de refugiados que pactó con la Unión Europea, unas 18.000 personas trasladadas a su territorio antes de que acabe 2017 de las que han llegado hasta la fecha 687.
Así lo han expresado tres diputadas que han realizado con Oxfam Intermón el 'camino del refugiado' por Jordania y Grecia: Meritxell Batet (PSOE), Ione Belarra (Unidos Podemos) y Patricia Reyes (Ciudadanos), un viaje en el que han visto cuál es la situación de quienes han acabado en la región huyendo de la guerra.
En declaraciones a Europa Press Televisión, Belarra ha señalado que durante el viaje han constatado que hay elementos comunes que defienden las tres formaciones porque son cosas de "sentido común y absoluta evidencia" y una de ellas es que el número de personas acogidas por España en comparación con sus compromisos "es una cifra ridícula".
A su juicio, los tres partidos están de acuerdo en que tiene que haber programas de reasentamiento "porque son la vía más segura para que hagan un viaje en condiciones dignas". Además, defiende que los refugiados deberían poder solicitar asilo en embajadas de terceros países como Jordania o Líbano porque es "técnicamente posible".
Belarra ha afeado al Gobierno la "excusa" de echar la culpa de la lentitud del proceso al ejecutivo griego porque ya en el país heleno hay 10.000 personas registradas y en condiciones de ser reubicadas en lugares como España. "El PP quiere mandar un mensaje a los refugiados, y consiste básicamente en decirles no vengáis", ha añadido.
Por su parte, la diputada socialista Meritxell Batet ha recalcado que al Gobierno de España se le debe exigir que "cumpla con los números comprometidos al menos", aunque ha matizado que desde su punto de vista habría que "aumentar el número" para recibir a más refugiados.
Batet ha lamentado que el Partido Popular no haya viajado con el resto de partidos para conocer de primera mano la situación de los refugiados sirios en fronteras como la jordana o en Grecia, porque "este viaje cambia la perspectiva".
No obstante, al igual que Belarra, ha indicado que ahora se puede trabajar de manera tanto individual como colectiva creando iniciativas parlamentarias y buscando "compromisos conjuntos para presionar al Gobierno de manera clara".
"Que no tengan mayoría absoluta es una buena noticia, por lo que esperamos que se puedan acelerar los trámites sobre todo para traer a gente que está en condiciones inhumanas y que están sin perspectiva de futuro", ha especificado.
Por su parte, la diputada de Ciudadanos Patricia Reyes ha indicado que lo que se debe lograr ahora es que España cumpla con su cuota de refugiados, y ha añadido que "la sociedad española quiere cumplir con eso" y desde el Gobierno no se responde tampoco "a lo que la sociedad española quiere".
Según ha añadido, España podría aprovechar esta situación de crisis "para adquirir un papel importante dentro de la comunidad internacional" asumiendo lo que debe, y ha incidido en que hay muchos puntos en común con la cultura siria por lo que además esas personas refugiadas podrían aportar valor a nuestro país.
Al igual que Batet, Reyes ha afeado al PP que no haya realizado ese viaje para conocer la situación en los campos de refugiados, a pesar de que "estaba invitado", y ha afirmado que ha habido "sintonía" entre las tres diputadas por lo que espera que se pueda trabajar conjuntamente desde la oposición.
EUROPA FALLA
Batet ha añadido que Europa está "fallando" porque partía de "unos valores, de creer en la solidaridad, en la fraternidad y en la libertad y no da respuestas a nada". En su opinión, los europeos en esta crisis humanitaria han pasado de ser un "referente", a no tener "ni credibilidad ni legitimidad para exigir a terceros países determinados comportamientos", de modo que se ha producido también "una crisis europea en toda regla".
Para Belarra, ya no se trata de una crisis de refugiados sino de una crisis de derechos y del proyecto europeo. Según ha explicado, los refugiados se convierten en personas vulnerables precisamente por las trabas que llegan desde Europa. "El hecho de que no haya vías legales para acceder a nuestros países les está obligando a utilizar mafias, a embarcarse en viajes que son absolutamente peligrosos y esto les convierte en personas vulnerables", ha destacado.
Reyes ha apuntado que es precisamente en Europa, por ejemplo en los campos de refugiados de Grecia, donde no se garantizan los Derechos Humanos, porque las personas viven en "condiciones tremendas" en tiendas de campaña y sin electricidad para hacer frente al invierno.
COMPROMISO REAL
La responsable de Incidencia política de Oxfam, Lara Contreras, que ha realizado el viaje con las tres diputadas, ha indicado que desde la ONG esperan que tras el viaje se generen "compromisos reales que puedan cambiar la vida de estas personas con las que han hablado y empatizado" tanto en Jordania como en Grecia.
Así, ha exigido que se cumplan los compromisos de reasentamiento y reubicación que ya ha firmado España y que ha incumplido porque no ha recibido ni siquiera al 1% de lo que debía. Contreras ha añadido además que España debe poner recursos para facilitar el proceso de aceptación de asilo de las personas que esperan en Jordania y Grecia.
En este sentido, desde Oxfam urgen al Gobierno español a que pare "todas violaciones de derechos humanos que está haciendo España" y que pasan por "trasladar fronteras a otros países" o por llegar a "acuerdos con terceros a cambio de que reciban refugiados". "Sólo así, --ha añadido--, seremos un ejemplo y no una vergüenza".