Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ortega Cano circuló 500 metros en sentido contrario antes del accidente

Un testigo asegura que el extorero José Ortega Cano le adelantó en línea continua a la altura de un paso de peatones y circuló hasta "500 metros" en sentido contrario momentos antes de que el acusado provocara el accidente mortal en el que falleció el vecino de Castilblanco de los Arroyos, Carlos Parra, hechos por los que la Fiscalía le pide cuatro años de cárcel.

En su declaración este miércoles como testigo ante el Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla, Álvaro R.D. ha relatado que el día 28 de mayo de 2011 viajaba en su vehículo junto a su novia y pudo observar cómo antes de llegar al pueblo de Burguillos, a un kilómetro y medio aproximadamente, un coche --que era el conducido por el extorero-- "se acercaba y despegaba mucho", por lo que inicialmente pensó que podía tratarse de una "broma".
Al llegar a Burguillos, este testigo ha aseverado que el ganadero le adelantó en línea continua y en un paso de peatones ubicado en un badén, tras lo que el acusado circuló en dirección contraria "unos 500 metros", llegando incluso a "invadir" el arcén contrario con las ruedas del lado izquierdo de su vehículo.
"Puso en peligro la circulación", ha llegado a decir este testigo, quien ha relatado que el coche conducido por el exmatador de toros "tuvo que volver" a su carril derecho al llegar a una isleta, tras lo que pasó el pueblo y, en una curva, volvió a invadir el carril contrario, momento en el que "podría haber provocado un accidente" en caso de que otro vehículo hubiera venido de frente.
Al tratarse de una forma de conducir "arriesgada" y "extraña", la novia del testigo llamó al servicio de Emergencias del 112 para dar aviso de la situación.
Seguidamente, el testigo observó que el vehículo conducido por el extorero estacionó en un hotel, donde "abrió la puerta e inclinó el cuerpo", aunque a preguntas del fiscal ha aclarado que "no lo vio vomitar". Asimismo, ha aseverado que, tras volver a pasar por el hotel, vio el coche aparcado en otro lugar y con las luces encendidas.