Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ortega Cano iba "achispaete" y "se tambaleaba" antes del accidente

Juicio a Ortega Cano por la muerte de Carlos Parra en un accidente de tráficocuatro.com

Un hombre que trabajaba como camarero en el Hotel La Alquería de la localidad sevillana de Burguillos donde el extorero José Ortega Cano paró antes del accidente mortal donde falleció Carlos Parra ha asegurado que, la noche de los hechos, coincidió con el exganadero en el establecimiento y pudo observar que iba "achispaete" y que "se tambaleaba un poco", dándole la sensación de que "había bebido alcohol".

Durante la tercera sesión del juicio que se celebra en el Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla, Juan José L.J. ha relatado que sobre las 22,00 horas del día 28 de mayo de 2011 se encontraba con su mujer y su hija en el hotel cuando observó allí al extorero, por lo que le saludó diciéndole "buenas tardes maestro", pero el acusado "no me contestó".
"No lo vi capaz de mantenerse totalmente vertical, estaba un poco trastabillado", ha añadido, señalando que también lo vio con "una copa de balón" en la mano llena "de un líquido de color oscuro con hielo", punto en el que ha precisado que este tipo de copas "se usan para bebidas espirituosas, alcohólicas".
"Le costaba trabajo abrir la puerta del coche"
Al hilo de ello, este testigo ha señalado que, posteriormente, vio al exganadero en la explanada ubicada junto al hotel "intentando abrir" la puerta del coche, pero "le costaba trabajo".
A la mañana siguiente, y cuando estaba trabajando en la barra del hotel La Alquería como camarero sirviendo a un cliente pudo escuchar al gerente del establecimiento diciéndole a dicho cliente "he visto al maestro como no lo he visto nunca; mi señora le ofreció una habitación para que se quedara".
Este testigo, que anteriormente había trabajado como camarero en la finca propiedad del acusado, ha aseverado igualmente que "no le ha servido nunca coca-colas ni aquarius", sino que "normalmente" le servía "whisky, vino o manzanilla dulce".