Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil lleva más de 12 horas de registros a la mafia rusa afincada en Cataluña

Muckin, el jefe de la oficina de blanqueo ha sido detenido recién llegado a España. Llevaba pocos días en la costa catalana porque su trabajo es supervisar y hacer de enlace con las organizaciones de la mafia rusa para las que ha blanqueado al menos 62 millones de euros provenientes del crimen organizado.

Su lugarteniente, también ruso, salía del registro tras 11 horas buscando papeles de sus empresas mercantiles. En una vivienda en el mismo edificio está la notaria presuntamente a sueldo de la mafia. Hay también dos abogados españoles entre los detenidos.
Todo ese dinero manchado ha sido blanqueado con préstamos hipotecarios utilizando sus empresas pantalla, y comprando inmuebles en cantidades en toda la costa. Han intervenido 191 propiedades inmobiliarias entre Reus, Cambrils, Salou o Barcelona, y han bloqueado 142 productos bancarios
La investigación comenzó hace dos años con la aprehensión en la frontera de Andorra de una importante cantidad de dinero en metálico. Así descubrieron que formaban una empresa de blanqueo que trabaja al servicio de la mafia rusa, algo parecido al trabajo por encargo.
Han servido a la importante organización mafiosa Taganskaya que también conocimos en España en la operación Dirieba, de la Guardia Civil. Una actuación de la Guardia civil que descabezó en España los negocios de esta mafia al detener a Romanov y a su banda. El mafioso ha sido juzgado hace poco en Mallorca. Pero la empresa de Muckin paralelamente blanqueaba para la mafia Tambovskaya cuyo hombre fuerte en España fue Genadius Petrov detenido en la operación Troika.
Las dos organizaciones son expertas en el crimen, la extorsión y las amenazas para arruinar a empresarios rivales y quedarse con sus negocios. Las famosas Raiders que conectan estas prácticas con altos cargos de la política rusa. También se han detectado conexiones colaterales con el tráfico de drogas y los cárteles colombianos.