Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Visto para sentencia el juicio por la operación Puerto

Con las mismas evasivas del primer día Eufemiano Fuentes hace su último paseíllo. Tampoco ha cambiado la expectación por escucharle... esta vez en su turno de última palabra. Un minuto y treinta y dos  segundos de alegato final. Eufemiano defiende que sus tratamientos se ajustaban a la ley. Pero esa afirmación la han puesto en duda varios clientes suyos durante el juicio, como el ciclista manzano. La defensa dice que los métodos de Eufemiano pueden ser moralmente cuestionables, pero que son lícitos y legales, porque en 2006 el dopaje no era delito. Por eso pide su absolución frente a los 2 años de cárcel de la fiscalía. Y una vez acabado el juicio, el abogado de Fuentes habla de la hipocresía de políticos y aficionados que critican el dopaje pero buscan victorias, y siembra la duda de los resultados de Barcelona 92. De la famosa lista de Fuentes, nada de nada. Eufemiano sigue guardando con mimo su gran secreto.