Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jornadas de trabajo a cuarenta grados

Hay trabajos en los que no hay aire acondicionado que valga, profesiones casi incompatibles con el bochorno de estos días. Las jornadas se hacen duras cuando, además de la ola de calor, se trabaja, por ejemplo, en una churrería. David lo hace cada día soportando 37 grados. En la calle, a las doce de la mañana, el sol y 40 grados acompañan a los albañiles de una obra. Por la sombre intenta caminar Manuel, cartero que se recorre Sevilla arrastrando un carro de 8 kilos y las gotas de sudor. Hasta divertirse se hace cuesta arriba. Los niños juegan en el parque a 41 grados y el equipo de este reportaje ha grabado a 38 grados.