Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obispos y responsables de migración de Europa piden educar en el "encuentro" para erradicar temores hacia los migrantes

Obispos y delegados responsables de la pastoral de los migrantes de las Conferencias Episcopales de Europa han abordado la situación de los migrantes y refugiados, y han advertido de que "sólo una educación al encuentro y al diálogo permitirá erradicar temores injustificados, sostenidos frecuentemente por estereotipos y clichés, que alimentan cada vez más sentimientos xenófobos en Europa".
Así lo han expresado en el comunicado final del Encuentro de obispos y delegados responsables de la pastoral de los migrantes de las Conferencias Episcopales de Europa, celebrado en Madrid los días 26 y 27 de septiembre, por invitación del obispo de Albacete y presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Ciriaco Benavente.
Según ha informado la Conferencia Episcopal Española (CEE), los obispos y los delegados responsables de la pastoral de los migrantes en Europa han dialogado sobre los "modelos" de integración, las buenas prácticas y los desafíos para la sociedad europea.
En este sentido, consideran que la integración de los migrantes y de los refugiados es "un fenómeno complejo y de múltiples facetas donde no existe un modelo único, sino diferentes experiencias relacionadas con las necesidades y las posibilidades del territorio que acoge". "La acogida como la integración no son prerrogativas de un sector particular de la sociedad civil y/o de instituciones de la Iglesia, sino de toda la sociedad", han apuntado.
Respecto al trabajo de la Iglesia en esta materia, han indicado que "siempre" busca promover esta doble dimensión, teniendo en cuenta tanto las necesidades de los migrantes en su integralidad y en su dignidad de persona, así como las de la comunidad que acoge.
"Los muros, antes de ser realidades físicas, son los muros que se elevan en los corazones humanos. La ignorancia y el miedo son, de hecho, los primeros obstáculos que hay que superar. Las personas tienen que comprender qué significa ser un refugiado, qué significa tener la propia vida contenida en una simple mochila", han subrayado.
En este contexto, los obispos y responsables de migración de Europa creen que "el verdadero desafío de la integración pasa, antes que nada, a través de un trabajo educativo de toda la sociedad". "Es necesario educar a la gente al diálogo y al encuentro. De hecho, el encuentro con los que son diferentes a nosotros, si se realiza con la disposición apropiada, es siempre enriquecedor y se inserta en la óptica del intercambio de dones", han defendido.
A su juicio, este acompañamiento de la comunidad que acoge "debe realizarse junto a todas las realidades sociales y eclesiales presentes en el territorio". "Sólo una educación al encuentro y al diálogo permitirá erradicar temores injustificados, sostenidos frecuentemente por estereotipos y cliché, que alimentan cada vez más sentimientos xenófobos en Europa", han advertido.
Por otro lado, los directores nacionales han recordado la necesidad de "volver a descubrir el significado y el valor de la hospitalidad que ayuda a los cristianos a responder mejor al desafío de la integración" y han puesto en valor la parroquia, como "espacio privilegiado donde se puede realizar una verdadera pedagogía del diálogo y del encuentro".
EL TRÁFICO DE SERES HUMANOS
Asimismo, la CEE ha informado de que se han abordado algunas cuestiones afrontadas anteriormente y que aún existen, como el tráfico de seres humanos (el trabajo que lleva adelante el Santa Marta Group), la presencia de los inmigrantes católicos chinos en Europa y la dinámica de la evangelización de los chinos en Europa.
En la Parroquia Santa María del Silencio, junto a una delegación de la diócesis de la pastoral de los migrantes de Madrid, los participantes celebraron la Eucaristía, animada por un coro africano y presidida por el arzobispo de la ciudad, monseñor Carlos Osoro.
Posteriormente, en el centro de acogida 'San Ignacio' de los padres Jesuitas de Madrid, se reunió un numeroso grupo de jóvenes africanos, muestra de las distintas iniciativas que se realizan en el centro para promover la integración, especialmente a través del trabajo y la educación.
Finalmente, los trabajos concluyeron con un encuentro con el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Ricardo Blázquez, en la sede de Madrid; y otro en Toledo con el arzobispo local, monseñor Braulio Rodríguez Plaza.