Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OCU pide que España rechace la propuesta de la Comisión Europea para regular los disruptores endocrinos

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha reclamado al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que rechace los criterios establecidos por la Comisión Europea para identificar y prohibir la presencia de disruptores endocrinos en productos fitosanitarios y biocidas, ya que a su juicio no aseguran "un nivel satisfactorio de protección" para la salud y el medioambiente.
El pasado 15 de junio la Comisión Europea presentó dos borradores con criterios para la identificación de estas sustancias naturales o químicas que pueden provocar alteraciones en el sistema endocrino, uno bajo la legislación comunitaria que regula los biocidas y otro bajo la normativa sobre productos para la protección de plantas.
A pesar de que en el texto actual se utilizó la definición de disruptores endocrinos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la OCU ve "un riesgo excesivo" para los consumidores en algunos aspectos ya que, por ejemplo, "no se aplica el principio de precaución" y sólo se tienen en cuenta "aquellas sustancias de sobra conocidas y después de pasar por un largo proceso de validación científica".
En la opinión de esta organización de consumidores, "se deberían incorporar todas aquellas sustancias sobre las cuales surjan sospechas o dudas sobre su seguridad para la salud, además de también aquellas que ya se han probado perjudiciales para el medioambiente".
Del mismo modo, añaden, con la modificación del borrador del reglamento sobre productos fitosanitarios "no se asegura el nivel máximo de protección para la salud humana".
La OCU calcula que los disruptores endocrinos tienen actualmente unos costes de 160.000 millones de euros en la UE derivados de gastos relacionados con la salud, según varios estudios.