Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La huelga sanitaria se cuela en el Senado en la jornada de puertas abiertas

Un grupo de medio centenar de enfermeras y médicos madrileños que hoy se encuentran en huelga han aprovechado las jornadas de puertas abiertas del Senado para llevar allí su reivindicación. Los sanitarios han interrumpido un programa de radio que se celebra en el hemiciclo. Los empleados de los hospitales y centros de salud de la Comunidad están llamados este martes a secundar una nueva jornada de huelga de 48 horas en protesta por los planes de introducir la gestión privada en hospitales públicos.

En concreto, los trabajadores están llamados a secundar la huelga convocada por los sindicatos para los días 4 y 5 de diciembre. Además, desde las 8 horas del pasado lunes, los médicos de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM), y todos aquellos que coincidan con su manifiesto, están llamados a una convocatoria de huelga indefinida, que se celebrará cada semana de lunes a jueves.
Desde hace semanas los médicos y sanitarios pertenecientes a la sanidad pública en la Comunidad de Madrid han plantado cara con diversas acciones -- movilizaciones, encierros y, finalmente, la huelga-- a los planes del Gobierno regional de introducir la gestión privada en los hospitales públicos y, afirman, estar dispuestos a seguir haciéndolo hasta el final.
Un grupo de medio centenar de enfermeras y médicos madrileños han aprovechado las jornadas de puertas abiertas para llevar su reivindicación al Senado.  Los sanitarios han entrado en la sede de la Cámara Alta y, como el resto de visitantes, han pasado al antiguo salón de plenos, donde se emitía en directo un programa de radio. Se han sentado en los escaños y se han puestos batas blancas y han sacado carteles con lazos negros y en apoyo a la sanidad pública.
"Sanidad pública" o "Sí se puede" han sido algunos de los lemas que han empezado a corerar. Los sanitarios han permanecido en el hemiciclo con sus batas y carteles una media hora. Después, han charlado con varios representantes políticos, a los que les han explicado que con la huelga quieren denunciar que la sanidad madrileña pueda estar gestionada por empresas privadas.
"No puede ser que una parte del presupuesto sanitario vaya a una empresa privada, no queremos que la salud de todos la gestione una empresa privada", ha afirmado uno de los manifestantes .
"De aquí a que se haga hipotéticamente efectiva la firma del Plan de la Comunidad de Madrid seguiremos hasta el final, estamos dispuestos a hacer huelga indefinida, dure lo que dure", explica la doctora Elena de la Peña, residente de cuarto año de Medicina de Familia que realiza sus rotaciones en el Hospital Universitario de Getafe.
De la Peña, quien participa activamente junto con un gran número de residentes del Hospital Universitario de Getafe, destaca que aunque son un gran número los apoyan la huelga, aunque por motivos económicos otros tantos que prefieren no secundarla, aunque participan en el resto de actividades fuera del horario laboral, como son movilizaciones, recogida de firmas, mesas de información, etc.
En la misma línea, José Antonio Lopera Gómez, trabajador del hospital madrileño Hospital Universitario de La Paz, apuntaba que van a continuar movilizándose para conseguir una "sensibilización" de la ciudadanía y establecer "unas conexiones más fuertes" para alcanzar sus peticiones.
La Sanidad, "en juego"
"Se está poniendo en juego un derecho básico de todas las personas y nos preocupan nuestros pacientes, porque todos somos pacientes", explica De la Peña, quien aclara que las protestas "no tienen nada que ver con una reducción de las condiciones de trabajo", que afirma aceptar puesto que, ante una situación de crisis como la actual, "hay que arrimar el hombro".
A su juicio, los recortes laborales "no suponen en ningún momento un motivo para salir a la calle", ya que "todos tenemos que aportar nuestro granito de arena"; por el contrario, entiende que esta reforma, que va afectar a toda la población de la Comunidad de Madrid y afectar a la calidad de la asistencia sanitaria, sí es un motivo para la movilización.
Esta residente, quien no forma parte de ninguna plataforma asociativa, ni sindicato, aunque afirma estar de acuerdo con el manifiesto de la AFEM, explica que, por otra parte, esta huelga que califica de "masiva" y "salvaje", por la movilización que está desencadenado, no está afectado a la asistencia de los pacientes en lo que respecta al hospital en el que realiza las rotaciones, aunque entiende que se pueden estar produciendo algún retraso.
"Es importante que la población sepa que no se les atiende como en otras ocasiones porque nos manifestamos por ellos; quién mejor que su médico, interesado en su salud, va a darle una información veraz de lo que esta ocurriendo", añade.
Su temor es que no esté quedando claro que los médicos están saliendo a la calle por el paciente, "porque creemos que el paciente va a ser el principal perjudicado" con el Plan de Sostenibilidad que defiende el Consejero de Madrid, Javier Fernández-Lassquetty.
En el mismo sentido, se ha manifestado Lopera para quien asegura que "se pierde una sanidad de calidad y universal". "Ahora sólo hay una sanidad fundamentalmente, que es la mejor, que es la pública" mientras "la privada está en un segundo orden", mientras que con el Plan regional "la privada va a subir mucho, para el que tenga dinero, y la pública va a quedar como de beneficencia".
  "Una sanidad de muy poca calidad es lo que nos espera y de dos tipos, la de ricos y la de pobres", ha advertido, al tiempo que ha mostrado su esperanza en que se escuche a los trabajadores.