Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Normalizada la situación en la A-8 tras 25 horas de retenciones por el camión siniestrado en Ontón (Vizcaya)

La Autovía del Cantábrico A-8 ha recuperado la normalidad en la zona de Ontón, en Castro Urdiales, cerca del límite con la provincia de Vizcaya, tras registrarse durante más de un día (25 horas) retenciones en esta vía.
Los atascos han sido consecuencia del accidente de un camión que chocó y cuya cabina se incendió, y en el que perdió la vida el conductor -un hombre de 53 años de Gijón- que cayó por el puente a una vía secundaria, así como también la cabina, que se desprendió del remolque.
Según ha informado la Guardia Civil de Tráfico a Europa Press, desde las tres de esta tarde están abiertos a la circulación los dos carriles en cada sentido, hacia Bilbao y Santander, después de que ayer, tras el siniestro (que se registró a las dos de la tarde) se tuviera que instalar un tránsfer.
Así, se habilitó uno de los carriles que van a la capital cántabra para los vehículos que se dirigían al País Vasco, en una jornada festiva en esta última comunidad, y en una fecha que coincidía, además, con la operación retorno y salida de las vacaciones, de finales de julio y principios de agosto.
Desde las tres de la tarde de este martes se han restablecido al tráfico los dos carriles en cada sentido de la circulación, de modo que no se registran ya retenciones.
A primera hora de la mañana, los atascos superaban los 13 kilómetros, entre Ontón e Islares, hacia Bilbao, y también había circulación lenta desde Muskiz hacia Santander.
Por eso, desde la DYA Cantabria se recomendaba a los conductores el uso de rutas alternativas, como la CA-250 por puerto Las Muñecas.