Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez niños menores de 6 años han muerto ahogados en los que llevamos de verano

En lo que llevamos de verano 10 menores de seis años han muerto ahogados. "No debemos dejar a los niños solos", comenta Francisco Canes, presidente de la Asociación de Víctimas de Accidentes (DIA), porque un descuido es el causante de la desgracia. "En 20 segundos un niño si tiene las vías respiratorias dentro del agua se nos ha ahogado, así que hay que fijarse en el poco tiempo del que disponemos", añade un socorrista. Ellos tienen que estar siempre atentos para actuar, pero la responsabilidad de cuidar de los menores es de los padres. "A veces pensamos que el socorrista es la niñera", prosigue Francisco Canes. Los menores de 12 años tienen que estar acompañados siempre por un adulto, incluso en piscinas pequeñas ya que un golpe de calor, un resbalón a un mareo pueden ser la causa de un ahogamiento. Incluso cuando parece que no hay agua suficiente para crear peligro: el riesgo siempre existe. Fundamental advertir a los niños de los peligros y enseñarles a nadar desde bien pequeños. Es la menor manera de minimizar los riesgos. El año pasado murrieron 52 niños ahogados en piscinas. La mayoría no sabían nadar y además se bañaban solos.