Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mató a su hija de seis años después de ganar la batalla para recuperar su custodia

Neal Gray,Ellie Butler,Ben Butler,violencia infantil,maltrato menores,maltrato infantil,cuatro.com

Un padre británico de 36 años asesinó a su hija de seis, 11 meses después de una batalla judicial que terminó por devolverle la custodia. Ben Butler mató a la niña a golpes, los más graves en la cabeza. Él y su mujer, Jennie Gray, madre de la pequeña, fueron declarados culpables y condenados a 23 años de cárcel y 42 meses respectivamente.

Los litigios judiciales acompañaron la corta vida de la pequeña Ellie Butler, que ya era maltratada con solo seis semanas. 
Su padre fue acusado de provocarle una lesión cerebral por sacudirla violentamente, según ha publicado la BBC, que se hace eco de la trágica historia. El hombre, que alegó que todo fue accidental,  fue condenado por maltrato a 18 meses de cárcel.
Entonces los jueces decidieron quitarle la custodia a los padres y darle la niña a los abuelos, pero sin que los primeros desistieran en recuperar a su hija.
La batalla legal siguió y un tribunal decidió a favor de los padres, a pesar de que Butler tuviera antecendentes por golpear a su exnovia y de que  el abuelo materno declarara ante los jueces que  era un hombre violento.
Un tribunal de apelaciones decidió reexaminar el caso y repetir el juicio. Una jueza de amplia experiencia se encargó del nuevo proceso.
Fueron escuchados testimonios de una veintena de médicos que hablaron de numerosos problemas médicos que sufría la pequeña y que pudieron causar los síntomas atribuidos a la violencia del padre.
Los servicios sociales desaconsejaron devolverla a sus padres, pero la jueza Justice Hogg, ordenó que le fuera entregada a Ben Butler y Jennie Gray, desestimando la monitorización de la niña por parte de asistentes sociales.
Butler y Gray 'vendieron' su historia a los medios transmitiendo el mensaje por la injusticia que habían sufrido.
Se mudaron a un nuevo barrio, en Sutton, al sur de Londres, donde la niña comenzó a asistir a otra escuela. Sus numerosas faltas provocaron la suspicacia de los docentes que pidieron explicaciones a sus padres.
Butler, según el director del colegio, se mostró iracundo y "a la defensiva".
Varios meses después, el 28 de octubre de 2013, la pequeña Ellie murió por una fractura del cráneo.  Los expertos determinaron que la niña falleció, porque su padre la golpeó en la cabeza con la pata de una mesa o la lanzó con tal fuerza que su cabeza golpeó la pata. "Lo que explica la fractura del cráneo que provocó su muerte".
El asunto, tras conocerse esta semana la sentencia a los padres de Ellie, ha reavivado la polémica sobre la actuación de la Justicia en estos casos.