Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Müller, antiguo obispo de Ratisbona, asegura que fue quién abrió la investigación sobre abusos sexuales

El antiguo obispo de Ratisbona y cardenal alemán Gerhard Ludwig Müller, destituido recientemente por el Papa Francisco como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha asegurado que comenzó él mismo el proceso de investigación sobre los abusos sexuales a niños del coro de la catedral de Ratisbona (Alemania).
"He abierto yo las diligencias para la investigación durante mis dos últimos años de obispo en Ratisbona, entre 2010 -cuando por primera vez la Diócesis ha sabido de estos hechos- y el 2012. Antes de esto, no sabíamos nada", ha especificado Müller, quien fue obispo de Ratisbona de 2002 al 2012, en una entrevista con el canal de televisión italiano Tv2000 propiedad de la Conferencia Episcopal Italiana.
Según el informe encargado por el obispado de Ratisbona para aclarar lo sucedido, al menos 547 niños de la escuela del coro de la catedral de Ratisbona (sur de Alemania) fueron golpeados y maltratados por maestros o sacerdotes entre 1953 y 1992, de los cuales 67 sufrieron abusos sexuales.
Por otro lado, ha instado a tener en cuenta la "cronología de los hechos" que, a su juicio, demuestra que desde 2010 se hizo "todo lo posible" desde el Episcopado y no sólo leer las conclusiones del abogado Ulrich Weber, autor de la investigación.
"Se pusieron a disposición recursos financieros y fueron indemnizadas varias personas para dar justicia a las víctimas, a pesar del tiempo transcurrido. Instituí un equipo de expertos y he dado la posibilidad a todas las víctimas hasta ahora desconocidas de poder hablar con ellos. Por desgracia, no podemos procesar a los muertos, pero lo que fue posible hacer, ya sea a nivel jurídico que pastoral, la Diócesis lo hizo, como lo está haciendo hoy", ha asegurado.
Sobre el número de abusos sexuales que se han evidenciado en la investigación, Müller ha justificado que se dieron "en el arco de 70 años". "Los responsables de los abusos son relativamente pocos. Y muchos de ellos han muerto", ha concluido.