Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Movimiento Ibérico Antinuclear pide a España y Portugal un calendario de cierre para la central nuclear de Almaraz

Una veintena de representantes del Movimiento Ibérico Antinuclear ha reclamado este jueves 12 de enero frente al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y también lo hará esta tarde ante el Consulado de España en Lisboa (Portugal) que "ambos gobiernos" fijen un calendario de cierre para la "peligrosa" central nuclear de Almaraz (Cáceres).
Precisamente, a la hora de la concentración la ministra Isabel García Tejerina recibía en el interior de la sede ministerial a su homólogo el ministro de medio ambiente portugués, Joao Pedro Matos Fernandes.
Tras la pancarta, cuyo lema era 'Cerrar Almaraz, descansa en paz', el portavoz nuclear de Ecologistas en Acción, Francisco Castejón, ha manifestado a Europa Press que la construcción del almacén temporal individual (ATI) "es solo un paso intermedio para prolongar la vida de la central hasta los 60 años", algo que considera "temerario". "Nosotros nos oponemos radicalmente a eso", ha subrayado.
Castejón ha subrayado el "largo historial de problemas de seguridad" y ha recordado "el último fallo" de las bombas de agua de servicios esenciales que, en su opinión, se ha reparado "de forma chapucera y sin paralizar la central".
"Esto demuestra una falta de cultura de seguridad por parte de los propietarios y una enorme tolerancia por parte del Consejo de Seguridad Nuclear. En estas condiciones es temerario prolongar el funcionamiento de la central", ha añadido.
Por ello, confía en que el ministro portugués de Medio Ambiente sea "firme" en su oposición a la construcción del ATI, porque sería dar la razón al MIA y supondría pedir también el cierre de la central cuando expire su permiso de explotación.
También tras la pancarta, el diputado de EQUO en Unidos Podemos, Juan López de Uralde ha apoyado la reclamación para que no se alargue la vida de la central nuclear de Almaraz.
Asimismo, ha denunciado que hay un plan del Gobierno del PP de alargar la vida a las centrales nucleares de 40 a 60 años o más "que se realiza en connivencia con la industria nuclear y con el apoyo del Consejo de Seguridad Nuclear", del que ha dicho a Europa Press que ha pasado de ser un organismo regulador a un "organismo cómplice de la industria nuclear".
"Estamos en contacto con el grupo de los verdes en el Parlamento de Portugal y vamos a continuar trabajando para encontrar vías comunes y conseguir que no se alargue la vida de las centrales", ha reivindicado.
El MIA agrupa a unas 50 organizaciones ecologistas y ciudadanas, entre ellas Ecologistas en Acción y partidos políticos españoles y portugueses, que reclaman que no se renueve el permiso de explotación de la central nuclear de Almaraz, que termina el 8 de junio de 2020.
Sin embargo, advierten de que la autorización del almacén temporal centralizado (ATI) abre la puerta a prolongar el funcionamiento de la central más allá de los 40 años. Las dos unidades, Almaraz I y Almaraz II llegarán a la cuarentena en 2021 y 2023.
La organización considera que la central "pone en riesgo" no solo a España sino también a Portugal a través de la posible dispersión de la radiactividad por la atmósfera y por el río Tajo en caso de accidente con escape radiactivo.
El MIA reclama a Portugal que se posicione a favor de una fecha de cierre definida de la central y que así se lo exija al Gobierno español.