Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Mossos tendrán unas 130 pistolas eléctricas Taser a finales de año

Un policía municipal francés usa una pistola taserREUTERS

El director general de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle, ha explicado que adquirirán una primera partida de entre 130 y 140 pistolas eléctricas Taser el último trimestre de este año para dotar a las comisarías de la policía catalana. La previsión de la Dirección General de Mossos es que cada comisaría tenga una de ellas, que solo podrá ser utilizada por el jefe de turno en circunstancias excepcionales. Aunque asegura tener el apoyo de casi todos los grupos políticos, tras el anuncio de la incorporación de este arma, se creó Stop Taser, una plataforma que se opone a su uso.

En una entrevista de Europa Press, Batlle ha explicado que está presupuestariamente previsto adquirir esta primera dotación, que se ampliaría con más unidades en presupuestos posteriores, y ha recordado que es un arma "de uso extraordinario y para evitar males mayores". Ha asegurado que los policías que las tengan que utilizar, tendrán que pasar una formación específica.
La previsión de la Dirección General de Mossos es que cada comisaría tenga una pistola Taser que solo podrá ser utilizada por el jefe de turno en circunstancias excepcionales. Ha detallado que ha mantenido conversaciones con casi todos los grupos políticos en el Parlament sobre su incorporación a la equipación de los Mossos y ha indicado: "He tenido un buen recibimiento por parte de los grupos con los que he hablado con las condiciones que hemos impuesto".
Los sindicatos han reclamado en muchas ocasiones este instrumento, que consideran imprescindible para evitar males mayores en situaciones extremas con personas exaltadas, que presentan resistencia a la autoridad o que amenazan con armas blancas. Sin embargo, tras el anuncio de la incorporación de este arma el año pasado, se creó la plataforma Stop Taser, que aglutina a unas 50 entidades, contraria a que se use y pide un debate en el Parlament.