Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montserrat cree que la subasta de medicamentos convierte a los andaluces en "pacientes de segunda"

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha mantenido este martes que el problema "más importante" que conlleva la subasta de medicamentos andaluza, que ha sido recientemente avalada por el Tribunal Constitucional, es el desabastecimiento y ha añadido que la misma "convierte a los andaluces en pacientes de segunda".
Así lo ha dicho Montserrat en la sesión de control al Gobierno en la Cámara Alta, en respuesta a una pregunta del portavoz socialista de Sanidad, José Martínez Olmos, ante quien ha expuesto que el método elegido por la Junta para la selección pública de medicamentos afecta a los pacientes porque "reduce la calidad de la prestación farmacéutica, dificulta la adherencia a los tratamientos y genera inequidades en el Sistema Nacional de Salud".
Así, se ha preguntado si no sería más "coherente" que Andalucía hiciera, como hacen otras 14 comunidades autónomas, adhiriéndose a la compra centralizada impulsada por el Ministerio. "Los resultados serán mejores, súmense y dejen de aislar a Andalucía en el contexto de la prestación farmacéutica; dejen que los andaluces también sean ciudadanos de primera", ha reclamado.
Y es que la nueva titular de Sanidad ha mantenido que "por mucho que se empecine" el PSOE andaluz y la Junta en "lo contrario", "las subastas no suponen avance para los pacientes, que son privados de tratamientos prescritos y que pasan a formar parte de nuevas listas de espera, por el desabastecimiento; y tampoco suponen tal avance ni para las oficinas de farmacia ni para la industria".
Montserrat ha mantenido que el Gobierno respeta y acata la sentencia del Constitucional pero que no coincide con la valoración que hace y, tras señalar que "no es problema jurídico sino de equidad en el acceso a los medicamentos", ha recordado que "ningún país de la UE aplica subastas"; mientras que, cuando Dinamarca y Holanda lo hicieron, en 2008, "los desabastecimientos fueron tan amplios que ambos gobiernos descartaron modelo".
Además, la ministra ha concluido señalando que el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos dijo la semana pasada que 31 de los 40 medicamentos con posibles problemas de desabastecimiento están incluidos en la subasta andaluza. "Es costumbre que ponga en duda cada paso del Gobierno pero no ponga en duda el trabajo del colegio de farmacéuticos, escúcheles", ha pedido.
"CIERRA UNA ETAPA OSCURA"
Por su parte, el portavoz socialista ha mantenido que la sentencia del Tribunal Constitucional que avala la subasta andaluza debe "cerrar una etapa oscura de la política farmacéutica en España desarrollada por el Gobierno del PP" y ha señalado que la misma "pone de manifiesto el desarrollo de una política de confrontación con la comunidad y de injerencia en sus competencias".
En este punto, ha aclarado que con la subasta de medicamentos, Andalucía ha conseguido ahorrar más de 400 millones de euros que han permitido a los andaluces afrontar el coste y poder disponer de nuevos servicios como es él caso de las nuevas terapias frente a la hepatitis C, la apertura de nuevos centros o el mantenimiento de servicios en el medio rural y ha acusado de "injerencia" al Gobierno del PP, en alusión a las "amenazas" de la exministra Ana Mato a los laboratorios que acudieran a la subasta. "Si no se hubiese producido esa injerencia, el ahorro habría sido mayor", ha apostillado.
"Usted tiene una gran la oportunidad de abrir una nueva etapa en la que, respetando las competencias de las comunidades autónomas, sea posible una política razonable con los medicamentos que han cubierto ya su periodo de patente", ha dicho Martínez Olmos, que ha pedido que se le diga a los 'populares' andaluces que "han perdido la guerra".
Por último, ha sugerido a la titular de la cartera de Sanidad que valore "la posibilidad de extender este modelo a toda España porque podría ahorrarse 1.500 millones de euros en todo el país". "¿Cuántos hospitales, centros de salud, profesionales o nuevo servicios se podrían financiar con estos nuevos recursos que ahorrarían sobre medicamentos que ya han cubierto su patente", ha concluido.