Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El marqués de Mondéjar niega cualquier contacto con Manos Limpias y critica que se intente "intoxicar"

Íñigo Cotoner Martos, marqués de Mondéjar, ha defendido este martes que no conoce ni al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernard, ni a la abogada Virginia López Negrete ni a nadie del sindicato Manos Limpias ni de su entorno y ha criticado que se intente "intoxicar".
El marqués de Mondéjar ha realizado esta aclaración en relación a la grabación en la que el secretario general de Manos Limpias afirma que Don Juan Carlos ofreció al sindicato a través de un intermediario dos millones de euros a cambio de que retirara la acusación contra la Infanta Doña Cristina, que finalmente se sentó en el banquillo en el juicio del 'caso Nóos', visto para sentencia.
En la conversación --desvelada por el diario 'El Mundo'--, Miguel Bernad cuenta a la abogada que representa a ese sindicato en el caso 'Nóos', Virginia López Negrete, un supuesto encuentro con Íñigo Alfonso de Cotoner y Martos.
Según Bernad, a través del marqués le habría llegado un ofrecimiento del Rey Don Juan Carlos en diciembre de 2015, es decir, después de su abdicación, por el que ofrecía a Manos Limpias más de dos millones de euros a cambio de retirar la acusación contra la Infanta.
Cotoner y Martos ha negado conocer a Bernad o a López Negrete, así como a cualquier persona relacionada con el sindicato Manos Limpias o de su entorno. "Jamás ha tenido conversación alguna con ninguno de ellos sobre asunto alguno y, obviamente, desde luego, tampoco sobre el asunto de que trata la conversación difundida", defiende el despacho de abogados Ernesto Díaz-Bastein y asociados en un comunicado enviado a los medios por encargo del marqués de Mondéjar, que reside fuera de España.
Asimismo, ha denunciado "los oscuros fines" que persiguen las personas que han grabado y difundido esta conversación "entre terceros con contenido tan abiertamente falso".
"Tiene la seguridad, porque es claro", sostiene el despacho de abogados, "que con ello se pretende confundir a la opinión pública en general, intoxicar con falsas noticias a personas de bien y, probablemente también, tratan de perjudicar a las instituciones de nuestra Patria y a personas dignas y honorables".
En este sentido, el marqués de Mondéjar advierte que adoptará las medidas que sean precisas para evitar que se utilice su nombre para "bastardos fines".