Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ‘Miguel Ángel de las inyecciones’ en las nalgas, condenada por asesinato

La ‘Miguel Ángel de las inyecciones’ en las nalgas, condenada por asesinatoImágenes del Juicio (Philadelphia Dpt)

Padge Victoria Windslow, estadounidense de 45 años de edad, ha sido condenada por homicidio tras haber matado a la bailarina británica Claudia Aderotimi, de 20 años de edad, después de inyectarle silicona en sus nalgas. Pese a no tener ningún tipo de formación al respecto, Victoria declaró ser "la Miguel Ángel de las inyecciones" frente al juez.

La estadounidense Padge Victoria Windslow, de 45 años años de edad, ha sido condenada por asesinato después de que un juez del juzgado de Philadelphia, EEUU, determinase que era responsable de la muerte de la bailarina británica Claudia Aderotimi, de 20 años de edad.
Según la investigación, que se remonta al año 2011, fecha en la que falleció la bailarina, la causa de su muerte se debe a una inyección fallida de silicona que entró en las venas de la joven y después se propagó por sus pulmones.
Tras este incidente, tal y como informa 'National Post', Victoria Windslow decidió huir hasta que en 2012 las indagaciones y pesquisas acometidas por los forenses y las autoridades lograron localizarla y garantizar su arresto.
Durante las declaraciones que han llevado a declararla culpable de homicidio, Victoria manifestó sentirse como una "emprendedora en serie" que tenía dotes especiales para "esculpir el cuerpo". "Soy la Miguel Ángel de las inyecciones", aseguró pese a no tener ningún tipo de formación al respecto ni haberse especializado en cirugía. Sus conocimientos, según manifestó, los aprendió en Tailandia, lugar donde un médico le práctico una intervención quirúrgica de cambio de sexo. Más allá, manifestó haber llevado a cabo operaciones a ciertas celebridades, como la modelo Amber Rose, porque simplemente "era la mejor", matizando que no lo decía "para ser arrogante".
Entre tanta declaración tan inverosímil como triste y desafortunada, hoy, finalmente se la ha condenado por asesinato y se enfrenta a una pena que comprende entre los 20 y 40 años de cárcel.